Mié. Abr 24th, 2024

Nadie nace aprendido y todo el mundo se enfrenta al ser novato en algo al menos una vez en la vida. Conducir es una de esas habilidades que se aprenden y que se mejoran y desarrollan con el tiempo así que, por lo tanto, a todo conductor le ha tocado aprender y ponerse detrás del volante de un vehículo por primera vez.

El carné de conducir de turismos, el convencional, puede adquirirse con la mayoría de edad, aunque a partir de los 17 los aspirantes ya pueden presentarse al examen teórico para así sacarse las pruebas prácticas nada más cumplir los 18 años.

Al mismo tiempo que se aprueban ambos exámenes y se obtiene el carné de conducir, los conductores recién aprobados reciben junto con el permiso provisional una L verde que han de colocar en el su coche para que el resto de conductores identifiquen que son nóveles y que, por lo tanto, todavía necesitan rodaje y experiencia en conducción.

Multa por no llevar la L

Esta L verde hay que llevarla durante todo un año desde que se aprueba el carné de conducir. En el caso de tener la obligación de llevarla y no hacerlo, la multa a la que se enfrenta el conductor es de 100 euros. Igualmente sucede en la situación contraria: si un conductor con más de un año de antigüedad en el carné lleva la L colocada en el coche, también podrá recibir una sanción económica de 100 euros.

Por lo tanto, en el caso de compartir coche, es necesario prestar atención antes de arrancar a colocar o retirar la L del cristal según corresponda. Esta L verde hay que llevarla siempre puesta en el cristal posterior del coche de manera que sea completamente visible (pero que no impida la visibilidad del conductor por el retrovisor interior). Si se llevan los cristales tintados, habrá que pegarla por fuera de la luna.


Source: Coches

Share Button

por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *