Noticias del Motor

Cómo usar los intermitentes del coche para no ser multado

Un mal uso de estas señales ópticas del vehículo puede provocar sanciones desde 80 hasta 200 euros. Hay que tener en cuenta que el intermitente no da prioridad de paso, únicamente advierte a los demás conductores de la intención de maniobrar. Es la única forma de comunicación entre conductores que circulan por la misma vía, de ahí la importancia de darles un uso adecuado.

Según el Reglamento General de Circulación “los conductores están obligados a advertir al resto de los usuarios de la vía acerca de las maniobras que vayan a efectuar con sus vehículos. Como norma general, dichas advertencias se harán utilizando la señalización luminosa del vehículo o, en su defecto, con el brazo” (Capítulo XI, Sección Primera, Artículo 108).

Si no accionas los intermitentes cuando es necesario estás aumentando las posibilidades de sufrir un accidente, además te podrán sancionar con una multa de 200 euros por infracción grave (no utilizar los intermitentes en un desplazamiento), o de 80 euros por infracción leve en el caso de que no señalices con antelación suficiente, según indica el artículo 65.4 c) de la Ley de Tráfico. En el artículo 67 de la misma Ley se indican las sanciones.

Los intermitentes, esas luces parpadeantes y llamativas que sirven para señalizar desplazamientos laterales al volante, no son un extra del coche, aunque pueda parecerlo observando la conducta de muchos conductores. Ignorar estas señales o usarlas de manera inadecuada es un foco de riesgo para la circulación. Los intermitentes son, de hecho, la única forma de comunicación entre conductores que circulan por la misma vía, por lo que es muy importante utilizarlos siempre, especialmente cuando la visibilidad es reducida o se circula de noche.

¿Cuándo hay que utilizar los intermitentes en el coche?

Siempre que se vaya a realizar una maniobra debes activar los intermitentes: un giro, un cambio de carril, cuando vas a estacionar… Pero, ¡cuidado! para que su uso sea realmente útil al resto de conductores hay que activarlos unos segundos antes de iniciar dicha maniobra. Es obligatorio utilizar siempre las luces intermitentes en estas circunstancias. El Reglamento General de Circulación publicado en el Boletín Oficial del Estado especifica las situaciones en las que es obligatorio utilizar los intermitentes:

  • Cuando vas a salir de una rotonda o glorieta. Con el intermitente de la derecha parpadeando estarás avisando de tu intención de salir al que espera para entrar en la rotonda y al que va detrás y todos actuarán en consecuencia.
  • Cuando te incorpores a la circulación tanto cuando estás parado en una calle en doble fila, como cuando inicias la marcha desde un estacionamiento o cuando te incorporas a una autovía.
  • Antes de iniciar un adelantamiento y después de comprobar que puedes realizar la maniobra sin riesgos. El intermitente debe seguir activado durante el tiempo que dure dicho adelantamiento.
  • Siempre que cambies de carril y te desplaces hacia la derecha o hacia la izquierda. Ante la intención de realizar un giro o un cambio de sentido siempre hay que activar las luces intermitentes antes de reducir la velocidad.

Activar los intermitentes no da prioridad de paso

¿Sabías que activar las luces intermitentes no equivale a tener prioridad de paso? Hay conductores que así lo creen, pero nada más lejos de la realidad. Sólo estás advirtiendo al resto de conductores de tu intención de maniobrar, pero dicha maniobra sólo podrás realizarla cuando las circunstancias del tráfico lo permitan y no pongas en riesgo tu seguridad ni la del resto de usuarios.

Sólo en ese momento podrás pulsar la palanca del intermitente, unos segundos antes de iniciar la maniobra, pero no con demasiada antelación porque despistarás a otros conductores.

No ignores los intermitentes de tu coche y úsalos para comunicarte con el exterior.

Source: Coches

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *