Vie. Abr 12th, 2024

Para Audi, una de las formas de hacer que la tecnología sea más respetuosa con el medioambiente es mantenerla en uso el mayor tiempo posible.

Un claro ejemplo de esta economía circular, en el que se aplican los principios de reducir, reutilizar y reciclar, es el proyecto (M)icrogrid que ha permitido transformar un tradicional molino de viento mallorquín en un sistema de generación de energía.

Para la transformación se recurre a motores de segunda vida reacondicionados procedentes de los vehículos eléctricos de su flota interna, en este caso de modelos e-tron. Acoplado al mecanismo del molino mediante los componentes necesarios (transmisión, cojinetes, unidad de control electrónico, etc.), y convenientemente adaptado para trabajar en el rango adecuado, las aspas impulsadas por el viento hacen girar el motor eléctrico que transforma la energía mecánica en energía eléctrica de modo similar a como lo hace el sistema de recuperación de energía en un vehículo eléctrico. Esta energía eléctrica se puede utilizar para autoconsumo y el remanente se vuelca directamente en la red.

Destinado originalmente a la extracción de agua del subsuelo, el molino elegido para este proyecto está situado en la localidad de Son Ferrol, a muy pocos kilómetros del aeropuerto de Palma de Mallorca, y se le conoce con el sobrenombre de “Son España”.

La marca alemana ya utiliza baterías de segunda vida en sus centros de recarga premium Audi Charging hub. Este innovador concepto, inaugurado el pasado mes de diciembre en Núremberg, aprovecha las baterías de iones de litio procedentes de vehículos de desarrollo desmantelados para ofrecer una moderna instalación flexible y autosuficiente, que permite a los usuarios de vehículos eléctricos cargar sus coches con hasta 320 kW de potencia.


Source: Coches

Share Button

por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *