Noticias del Motor

Tráfico vigila 343 kilómetros de tramos peligrosos en las carreteras madrileñas

FCO. PELAYO

  • La Guardia Civil incrementa los controles en 42 tramos de carreteras de Madrid donde se han producido accidentes graves. 
  • Se trata de carreteras con un solo carril para cada sentido, con arcén pavimentado de menos de 1,5 metros o sin él y con una alta intensidad de circulación.
  • El Gobierno regional ha puesto un marcha recientemente un plan que va a acabar con 44 puntos negros en 124 kilómetros de la región. 

M-103

Miles de madrileños conducen a diario por tramos de carretera en los que hay que extremar la precaución debido a sus especiales características y a la alta velocidad a la que se circula. Según datos que ofrece la Dirección General de Tráfico (DGT) en su página web, en la Comunidad de Madrid existen actualmente unos 343 kilómetros de vías peligrosos repartidos en 42 tramos, la gran mayoría pertenecientes a la red regional de carreteras. Madrid cuenta con 3.344 kilómetros de carreteras regionales y estatales, lo que supone que el 10% de sus vías son vigiladas de forma especial por Tráfico por su peligrosidad.  

Las vías de titularidad regional con más kilómetros peligrosos son la M-611 (31.98), la M-224 (27.49) y la M-311 (22.62). En este podio se puede incluir la N-320, de titularidad estatal, que cuenta con casi 24 kilómetros de vía peligrosos a su paso por la región. Esta carretera está considerada la más peligrosa de España, según consta en el último informe de EuroRAP, en el que participan el RACE y el RACC, sobre el nivel de riesgo de la Red de Carreteras del Estado. El tramo de once kilómetros que separa la localidad guadalajareña de Casar de Talamanca y el cruce con la M-103 a Algete ha acumulado en los últimos tres años hasta diez accidentes graves (seis de ellos de moto), con dos fallecidos y doce heridos graves. Sin embargo, la carretera que cuenta con más tramos peligrosos, con cinco, es la M-506, una de las más transitadas, ya que atraviesa localidades como Alcorcón, Móstoles o Fuenlabrada.

Se trata de carreteras con un solo carril para cada sentido, con arcén pavimentado de menos de 1,5 metros o sin él y con una alta intensidad de circulación. En estas vías la velocidad máxima permitida es de 90 kilómetros por hora. Las colisiones frontales suelen producirse por adelantamientos mal ejecutados.

Desde la DGT expican que para realizar el listado “se ha realizado un seguimiento pormenorizado de todos los accidentes graves, con víctimas mortales o que necesitaron hospitalización que han tenido lugar en vías secundarias; el número de accidentes en general y la velocidad media de circulación”. En estos tramos, Tráfico asegura que la Guardia Civil ha incrementado la vigilancia de la velocidad con radares móviles y están aplicando el Plan Integral de Vigilancia, mediante el cual los agentes revisan la documentación —permiso de conducir, ITV y seguro— y realizan la prueba de alcohol y drogas al conductor que es parado por haber cometido una infracción.

La inversión en mantenimiento cae un 47%

La DGT no aclara si ha tenido en cuenta el estado de la carretera a la hora de elaborar esta lista, pero la gran mayoría de estas vías se encuentran en un deficiente estado de conservación, como confirman desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), sindicato mayoritario del cuerpo. De hecho, la Comunidad de Madrid ha reducido este año en un 47% la partida para mantenimiento y conservación, como ha publicado 20minutos. En 2016 se destinarán un total de 27,4 millones de euros para el asfaltado, limpieza o señalización frente a los 52 millones que se invirtieron en 2015.

Para intentar reducir la siniestralidad, que en 2015 se redujo ligeramente —hubo 58 fallecidos, uno menos que en 2014—, el Gobierno regional ha puesto un marcha un plan que va a acabar con 44 puntos negros en 124 kilómetros de la región a través de diversas actuaciones que se desarrollarán hasta final de año. La inversión será de 4,1 millones de euros.

“La M-103 tiene un tramo bastante jodido”

Lorenzo GómezLorenzo Gómez, de 53 años, lleva toda su vida al volante. Es conductor de autobuses y conoce bien toda la red de carreteras de la Comunidad de Madrid. Cuando se le pregunta por una peligrosa no duda: «La M-103 tiene un tramo bastante jodido que suelo coger para ir en dirección hacia Paracuellos del Jarama. Es un tramo muy estrecho que carece de arcén y tiene muchas curvas». Lorenzo se refiere en concreto al tramo que une Belvis del Jarama con Cobeña, uno de los que suele vigilar de forma especial la Guardia Civil. “En esta carretera ha habido muchos accidentes mortales”, señala la empleada de una gasolinera situada en esa vía. “En el cruce que hay para ir hacia Cobeña nadie hace el stop. Calculan mal la distancia y ya hemos tenido más de un disgusto”, explica. 

Source: Coches

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *