Noticias del Motor

Golf GTI Clubsport, divertido de conducir y práctico en el día a día

KM77.COM

Doble uso

Volkswagen conmemora el cuarenta aniversario de su histórico Golf GTI con una nueva variante llamada Golf GTI Clubsport, basada en la generación de 2013. Todaví­a quedan en venta algunas unidades en stock, aunque con la actualización de la gama a las versiones de 2017 han sido sustituidas por otras variantes. Su precio de salida es de 38.060 euros, con carrocerí­a de tres puertas y caja de cambios manual. Es más costoso que los modelos alternativos de otras marcas (ver listado).

Su potencia alcanza los 290 caballos gracias a ciertas modificaciones en el motor, aunque únicamente ofrece esa potencia durante un tiempo máximo de 10 segundos. De manera sostenida, su tope es de 265 CV. La carrocerí­a, también con cambios, incluye nuevos parachoques, taloneras, alerón trasero y un difusor aerodinámico renovado. Un escalón por encima del Golf Clubsport está la versión S, también basado en el GTI de 2013, con una potencia máxima de 310 CV y un carácter más exclusivo (solo se fabricaron 400 unidades).

Es un vehí­culo menos radical que el Honda Civic Type R, que tiene una suspensión más incómoda, peor maniobrabilidad y un acceso y salida del habitáculo más difí­cil. Ese Civic es un coche para amantes de los vehí­culos de competición; el Clubsport, en cambio, consigue un buen balance entre confort y deportividad, aunque es más ruidoso que el GTI normal. Es un coche adecuado tanto para divertirse conduciendo como para usar a diario.

En la prueba realizada por km77.com, hemos realizado un desplazamiento de 900 kilómetros en un dí­a, con tres acompañantes y por ví­as generalmente en buen estado. La conducción fue en todo momento con los modos Confort y Normal, y lo único destacable fue que en determinados momentos (exactamente a la salida de los peajes) el escape petardeaba con los cambios de marcha (la caja era la DSG).

El ruido del escape es bastante notorio con aceleración fuerte, pero no resulta una molestia a velocidad sostenida. Algo más cómodo que este Golf GTI puede ser un Ford Focus RS, principalmente porque aí­sla más al conductor de las imperfecciones del asfalto, y el ruido de rodadura y aerodinamismo de su interior es inferior.

Incluso en los modos más confortables, la suspensión de esta variante del Golf GTI resulta dura, aunque con el punto justo de suavidad como para no resultar seca y absorber irregularidades menores. En carreteras rápidas, el vehí­culo transmite sensación de firmeza, aplomo, precisión y seguridad. Además, los faros de ledes dan un punto extra, pues iluminan muy bien tanto en función de cruce como en largo alcance.

Aspecto interior del Volkswagen Golf GTI Clubsport

En tramos con curvas, resulta un coche eficaz, fácil de llevar y ágil en la respuesta. El balanceo es muy reducido por la firmeza de la suspensión, lo que provoca un apoyo casi automático, y tiene también buena capacidad de tracción y una dirección de tacto agradable. Volkswagen ha recubierto el volante con un tapizado en Alcantara, con un tacto mejor que el del cuero y similar al de los coches de competición. Es, junto a otros detalles diferenciadores, uno de los elementos especí­ficos de la variante Clubsport. Puede elegirse con dos tipos de llantas y tres tipos de neumáticos diferentes, de distintas medidas y tamaños en ambos casos.

La prueba de conducción (ví­deo al inicio de esta información) consistió en una maniobra de esquiva y otra de eslalon. La maniobra de esquiva no la pudimos superar a más de 76 km/h: el coche se desestabilizaba y sobreviraba a mayor velocidad, y aunque iba con el control de estabilidad activado (en modo normal), daba la impresión de que entraba en funcionamiento tarde, y el coche derrapaba y no se podí­a controlar. La prueba de eslalon, en cambio, la completó con seguridad.

Los mejores resultados obtenidos en la prueba han sido siempre en modo Sport. Los frenos son idénticos a los del GTI, aunque según Volkswagen están mejor refrigerados. Un punto en contra de este modelo es la frecuencia con la que hay que parar a repostar: en un viaje a ritmo normal, habrí­a que hacerlo cada 500-550 kilómetros. En la prueba, el consumo ha estado en torno a 9 litros cada 100 kilómetros a ritmo moderado, con más kilómetros por ciudad que en carretera. En autoví­a, en un tramo de algo más de 140 kilómetros, gastó 8,9 litros a una velocidad media de 120 km/h, lo que es un consumo bastante elevado.

Hemos calculado el precio de una póliza a todo riesgo con franquicia para un Golf GTI Clubsport de tres puertas con cambio DSG en el comparador de seguros de 20MINUTOS.ES. El tomador serí­a un hombre soltero de 30 años, residente en Cádiz, empleado de banca y con más de 10 años de experiencia al volante, cinco de ellos como titular de una póliza. El coche, que tendrí­a un uso ocasional, dormirí­a en un garaje colectivo y recorrerí­a entre 10.000 y 15.000 kilómetros al año. Para este supuesto, el precio más bajo lo ofrece Mapfre por 549 euros al año, con franquicia de 300 euros. La calidad de la póliza es de 8,22 sobre 10, y la relación calidad-precio es de 8,36.


Source: Coches

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *