Lun. Feb 26th, 2024

Los ciudadanos de España, en la mayor parte de los casos, optan por limpiar su coche a mano para evitar dañar la carrocería. Los túneles de lavado suelen rayar los vehículos si estos están muy sucios o con una gran cantidad de barro, las limpiezas en seco tampoco garantizan unos buenos resultados y, por último, los lavaderos de agua a presión no son lo suficientemente óptimos para conseguir el brillo impoluto del coche.

Por ello, los usuarios suelen utilizar la técnica más eficaz, barata y común que se recuerda desde la creación del primer automóvil: esponja, agua templada, ‘fairy’ y frotar manualmente. De esta forma, es como limpian una gran parte de conductores sus respectivos vehículos, con el fin de mantener en perfecto estado la carrocería, conseguir un brillo especial y asegurar una buena conducción alejada de los malos olores.

El lavavajillas, producto estrella para conseguir el brillo

Con el paso del tiempo, el ser humano ha ido creando productos de limpieza que, actualmente, sirven para diferentes funciones. El lavavajillas, por ejemplo, fue fabricado con el fin de limpiar a fondo la cubertería de nuestros domicilios. Sin embargo, los conductores descubrieron que puede llegar a conseguir un brillo especial en la carrocería del coche.

Tras un lavado a fondo con jabón para quitar las respectivas manchas que obtenga el coche en sus diferentes viajes, algunos usuarios optan por utilizar el lavavajillas como último producto de limpieza y conseguir un brillo que deslumbre a todo aquel que pase por el lado del vehículo. Solo tendrá que aplicar el líquido a la carrocería y desplegarlo con un paño por todo el automóvil. De esta forma, conseguirás una carrocería impecable.

Inconvenientes de un uso desmedido del lavavajillas

¿Es perjudicial lavar el coche siempre con lavavajillas? La respuesta es un sí rotundo. Si limpiamos nuestro coche con este producto de forma casual, no ocurrirá nada que podamos lamentar en el futuro, pero un uso desmedido terminará por dañar la carrocería de nuestro vehículo.

Hay que tener en cuenta que el lavavajillas es un líquido muy agresivo que está diseñado para eliminar elevadas concentraciones de grasa sobre superficies de materiales muy resistentes, como es el caso del cristal, cerámica o acero inoxidable, entre otros. Por ello, si se aplica de forma muy continuada en superficies para los que no están formulados estos tipos de líquidos, tarde o temprano perderá su color inicial.

Con el paso del tiempo, observaremos como el color de la pintura de nuestro vehículo se irá apagando poco a poco, que los plásticos de los faros se convertirán en colores mate o las molduras de las gomas se resecarán, entre otros inconvenientes. Así que si eres uno de los usuarios que utilizan frecuentemente el lavavajillas para limpiar el coche, estás a tiempo de parar o de utilizarlo de forma más esporádica.

Consejos para lavar el coche de forma correcta

Para limpiar nuestro vehículo de forma correcta hay que utilizar jabones específicos para coches y, sobre todo, verter la cantidad que nos indica el fabricante en el propio recipiente. Si las instrucciones nos dicen que hay que echar, por ejemplo, cuatro gotas de jabón, debemos de obedecer dicha recomendación.

De lo contrario, no limpiaremos nuestro coche de forma correcta y, además, contaminaremos aún más el medio ambiente con la aplicación excesiva de dicho producto. Por ello, es muy importante seguir todas y cada una de las indicaciones del fabricante para conseguir un cuidado perfecto de nuestro automóvil.


Source: Coches

Share Button

por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *