Vie. Abr 12th, 2024

La demanda de coches de alquiler ha crecido durante los últimos años y, en consecuencia, los precios de alquilar un vehículo se han disparado en comparación con los veranos anteriores. Pese al encarecimiento de estos contratos, siempre es posible aplicar consejos que reduzcan el coste final del mismo y que nos ahorren no solo gastos imprevistos, también disgustos antes o después de las vacaciones.

El comparador de precios online Kelisto responde a las diez cuestiones de las que es necesario saber la respuesta antes de cerrar un contrato de un coche de alquiler y, así, evitar sorpresas nada agradables.

¿En qué me debo fijar al reservar el coche?

Hay que estar atento a los requisitos y las condiciones: antigüedad del carnet de conducir, obligación de disponer de tarjeta de crédito… Si no, nos arriesgamos a que no nos den el coche cuando vayamos a recogerlo. Igualmente, hay que seleccionar adecuadamente el coche que elegimos sin tener en cuenta el modelo del vehículo: las entregas y la disponibilidad se hacen por segmento (por ejemplo, tipo C o cuatro plazas) y no por modelo y marca.

¿Qué me dan con el coche de alquiler?

El coche alquilado tiene (o debe tener) toda la documentación en regla: permiso de circulación, tarjeta de ITV, póliza de seguro, etc. También tiene que ir equipado con los triángulos y el chaleco reflectante obligatorios. Hay que asegurarse de que está todo antes de coger el coche.

¿Qué cubre el seguro de un coche de alquiler?

El precio de alquilar un coche incluye el coste del seguro obligatorio del automóvil, es decir, una póliza de responsabilidad civil. Es decir, el usuario deberá hacer frente al pago de otros desperfectos si no contrata una póliza ampliada. Aun así, hay que tener en cuenta que elementos como las ruedas o las luces tienden a quedar fuera de estos seguros, por lo que es mejor cerciorarse de qué tenemos contratado.

Por otro lado, las empresas piden un depósito como garantía. Habitualmente, bloquean una cierta cantidad de dinero en la tarjeta de débito o crédito y si se produce algún desperfecto en el coche de alquiler, cargarán en esa tarjeta la cantidad correspondiente. Antes de llevarte el coche, asegúrate de que has entendido el funcionamiento de este proceso para evitar sustos.

¿Por qué debes revisar a fondo el vehículo?

Carrocería, equipamiento, luces, llantas… Hay que revisar todo antes de coger el coche y comunicarlo en caso de que haya un fallo. Así, se evita que la compañía nos cargue el desperfecto a nosotros e incluso se puede negociar una baja del precio del contrato o incluso suspenderlo.

¿Cómo hay que devolver el coche?

Las compañías suelen entregar el coche limpio y con el depósito lleno de combustible, así que lo lógico es devolverlo en las mismas condiciones. Si lo devuelves con el depósito vacío o excesivamente, te cargarán la limpieza, el precio del combustible y un plus por repostarlo. No obstante, hay algunos contratos en los que está todo cubierto y el vehículo se puede devolver sin carburante.

Por otro lado, hay que tener en cuenta el horario de la devolución y la oficina, ya que excederse o cambiar de sede pueden convertirse en cargos extra no esperados.

¿Qué extras se pueden contratar en un coche de alquiler?

Muchas compañías ofrecen extras como silla para niños, baca, cadenas, GPS… Pero ojo, que no son gratis. El uso de cada uno de estos extras estará acompañado de un cargo más en el contrato del alquiler. Igualmente, suele haber limitaciones por kilometraje o cambio de país que habrá que tener en cuenta dependiendo de los recorridos que vayamos a realizar.

¿Quién será el conductor asegurado?

La persona que alquila un coche debe ser el conductor del mismo. Si quieres compartir esta tarea con otra persona, deberás pagar una cuota por conductor adicional. Es importante que todo esté en regla para evitar que, en caso de accidente, el seguro no nos cubra.

¿Qué debo hacer en caso de accidente?

Lo importante es recurrir al protocolo fijado por la empresa de alquiler. Es frecuente te expliquen el protocolo de actuación al entregarte las llaves y lo más normal es que haya que informar a la empresa y llamar a la policía para que redacte un informe, además de a los servicios de emergencia que te hayan indicado.

¿Cuáles son las reclamaciones más frecuentes?

Las reclamaciones más frecuentes, según Kelisto y Facua, son aquellas referidas a cargos por daños no reconocidos por el usuario o a la facturación por servicios que no se habían pactado. Si tienes que reclamar, lo primero que tienes que hacer es dirigirte a la compañía de alquiler y, si no, solicitar una hoja de reclamaciones y presentar una denuncia en Consumo.


Source: Coches

Share Button

por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *