Vie. Abr 12th, 2024

El Jeep Compass es un SUV de 4,39 metros que compite en el segmento más nutrido y demandado del mercado, el de los compactos. Para estar bien preparado, Jeep lo ha actualizado dos veces en los últimos años, la última ocasión dotándolo de una mecánica de hibridación ligera muy avanzada e interesante, ya que a diferencia de otros del mercado es capaz de mover el coche en modo eléctrico en diversas situaciones.

Pero empecemos por el principio. El Compass es un SUV atractivo y elegante, con unas dimensiones equilibradas y una estética que rápidamente se identifica con un Jeep, sobre todo por el poderoso frontal con la parrilla dividida en siete secciones.

Hablamos de un coche alto, de 1,62 metros, con casi 20 cm de separación de la carrocería al suelo, lo que le permiten ciertas licencias fuera de la carretera sin ser un todoterreno.

La unidad de pruebas cuenta con el vistoso acabado Upland, del que luego daremos más detalles pero que se distingue por la utilización de pintura ecológica, de color negro en el techo y “Matter Azur” en la carrocería. También luce una decoración específica en el capó y está reforzado con protectores en todo el perímetro inferior del coche. Versión aparte, la variante microhíbrida se diferencia del resto por el lotogipo “e torque” en color verde en el portón trasero.

Por dentro, los cambios acometidos en las últimas actualizaciones han dejado un puesto de conducción sobrio y funcional, con mínimos mandos “físicos”, con cuadro digital de 10 pulgadas fácilmente configurable y un sistema multimedia Uconnect de última generación con pantalla táctil de 10,1”. Dicho sistema tiene un software sencillo y bien estructurado, con bastantes funcionalidades, incluidas las de conectividad y las que informan sobre el sistema híbrido.

Como los otros Compass, el habitáculo es amplio en todas las plazas, y solo hay un pequeño “recorte” en el maletero, que de los 438 litros de las variantes térmicas pasa a unos igualmente aprovechables 424 por la presencia de la batería.

Un sistema eficiente

Y llegamos así al apartado mecánico, que constituye la gran novedad de esta versión. Se trata de un sistema de hibridación ligera con sistema de 48 voltios compuesto por un motor turbo de gasolina con 1,5 litros y 130 caballos que se asocia a otro eléctrico de 15 kW (20 CV) acoplado a la transmisión automática, que por cierto es de siete velocidades. El tercer elemento importante es la pequeña batería de 0,8 kWh, la cual almacena la energía que utiliza el motor eléctrico en diferentes fases, y la tracción es a las ruedas delanteras.

La diferencia respecto a otros sistemas híbridos ligeros es que que el motor eléctrico puede mover y “sostener” el coche en diferentes circunstancias: al arrancar, al acelerar y frenar a baja velocidad en tráfico denso, en las maniobras de aparcamiento y a velocidad de crucero, haciendo que se desconecte puntualmente el motor térmico.

Todo esto reduce el consumo y las emisiones en un 15%, y además actúa de forma totalmente automática, sin intervención del conductor. No hay perfiles de conducción asociados y solo hay un botón para desconectar la intervención de la función eléctrica, algo que no nos ha parecido necesario.

En la práctica, efectivamente, esto favorece un movimiento suave y silencioso al arrancar y entre el tráfico, y cuando el motor térmico actúa tampoco se percibe mucha sonoridad gracias al buen aislamiento acústico el interior, entre otras cosas.

En marcha se agradece no estar pendientes de nada respecto al sistema híbrido. Este Compass es muy confortable y agradable de conducir, y a ritmos tranquilos en autovía y autopista los consumos se mantienen sin problema por debajo de los 6 litros.

En zonas de montaña, con curvas, subidas y bajadas, el comportamiento es noble y el motor de 130 caballos empuja ya desde las 2.000 vueltas por la ayuda del motor eléctrico, pero lo hace de forma progresiva. Eso exige estirar las marchas, lo que penaliza el consumo, sobre todo en condiciones de calor extremo y con el climatizador trabajando como fue el caso de nuestra prueba, durante la que obtuvimos un gasto medio de 7,5 litros a los 100 km.

Un aspecto muy destacable de este Jeep Compass e-Hybrid está en el sistema de regeneración de energía, ya que con las deceleraciones y frenadas enseguida vuelve a subir el nivel de la batería, lo que permite actuar al motor eléctrico en casi toda circunstancia.

Etiqueta Eco por 2.600 euros de diferencia

El Jeep Compass e-Hybrid está disponible a partir de los 38.950 euros (versión Longitude), que son unos 2.600 más que la versión térmica, y obviamente es una diferencia como para plantearse seriamente la compra, sobre todo por las ventajas fiscales y de movilidad añadidas que confiere la etiqueta Eco de la DGT.

La versión Upland probada cuesta 44.700 euros, que se justifican por una gran dotación de equipamiento y por la utilización de materiales y acabados ecológicos, como los asientos Seaqual realizados con plásticos recogidos en el océano.

Así, además de la pintura bitono y las llantas de color negro brillante de 18 pulgadas, el Upland cuenta de serie, entre otras cosas, con luces LED, cristales tintados, sistema de entrada y arranque sin llave, climatizador bizona, cargador y conexión inalámbrica para móviles, sensores de aparcamiento y cámara de visión trasera, control de crucero adaptativo o sistema de reconocimiento de señales de tráfico.

FICHA TÉCNICA

Motor: híbrido de gasolina.

Potencia (kW/CV): 95/130.

Cambio: automático, 7 velocidades.

Largo (mm): 4.404.

Ancho (mm): 1.819.

Alto (mm): 1.629.

Maletero (litros): 424.

Velocidad máxima (km/h): 193.

De 0 a 100 km/h (seg.): 10.

Consumo medio (l/100 km): 5,6.

Emisiones CO2 (gr/km): 128.

Precio (euros): desde 38.950


Source: Coches

Share Button

por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *