Lun. May 20th, 2024

El pequeño Picanto de Kia llegó al mercado hace nada menos que 20 años, en el año 2004, y ha sido desde entonces el coche que más ‘color’ ha aportado a su gama; o así es como lo define al menos la propia marca. Ahora, el urbanita coreano afronta una renovación de mitad de ciclo que, a juzgar por lo que cambia, más parece un modelo nuevo que una actualización.

Lo primero que llama la atención, sin duda, es su diseño. El frontal y la trasera son las zonas que más cambian, con paragolpes de nueva factura, luces LED modernizadas unidas por una tira iluminada que cruza todo el ancho del coche, tanto delante como detrás… Eso sí, esta característica tan llamativa sólo está disponible en el acabado GT Line, en los acabados más básicos Concept o Drive no estará iluminada. Además, las llantas también son nuevas y distintas entre los acabados: 14 pulgadas para los más básicos y hasta 16 en el GT Line.

En lo que respecta a su tamaño, el Kia Picanto tiene unas dimensiones de 3.595 milímetros de largo, 1.485 de alto y 1.595 de ancho, pero la sensación exterior no es la que se transmite desde el interior. Y es que su compacto tamaño, perfecto para maniobrar por la ciudad o moverse con agilidad por las estrechas calles de los cascos más antiguos, choca con el espacio interior que ofrece el Picanto. Las plazas traseras, por ejemplo, son bastante generosas para la sensación que da desde el exterior, sobre todo en cuanto a espacio para las cabezas, sobrando más de 4 dedos para tocar en el techo midiendo yo 1,81 metros.

Eso sí, todo esto tiene un damnificado, que no es otro que el maletero, aunque menos de lo esperado también. Sus 255 litros hacen de él uno de los más generosos de su segmento, y puedes colocar el suelo en dos alturas, permitiendo que separemos cosas o que podamos hacer uso de la altura total del mismo sin restricciones.

Siguiendo con el habitáculo, otra de las cosas que nos ha llamado la atención al subirnos en él ha sido la sensación de calidad general que transmite. Las puertas cierran con un sonido más propio de coches de segmentos superiores. Esto, que parece una tontería, no lo es tanto cuando lo comparamos con muchos de sus rivales, que suenan como si estuvieran hechos de ojalata. No es el caso del Kia. Además, el interior está realmente bien rematado, con materiales que se perciben de calidad en todos los puntos a los que mires o toques, buena tecnología interior, como la pantalla central de 8 pulgadas con conexión Apple CarPlay y Android Auto, o el cuadro de instrumentación totalmente digital que, aunque la firma ha dado un dato incorrecto de su tamaño, estimamos que rondará las 10-10,2 pulgadas.

¿Qué mecánicas y etiquetas de la DGT ofrece?

Pues en este sentido Kia no ha querido rizar mucho el rizo y se mantienen fieles a lo ‘clásico’: dos motores puramente de gasolina. El primero es un 1.0 de 63 CV y tres cilindros. El segundo, por su parte, es un 1.2 de cuatro cilindros y 79 CV de potencia. Ambos son atmosféricos y pueden contar con una transmisión manual o con una automática, esta última sólo disponible en el nivel de acabado GT Line. De este modo, el renovado Picanto sólo puede comprarse con la etiqueta medioambiental C de la DGT, un pequeño punto negativo en su haber, pues este modelo resultaría perfecto para una electrificación suave Mild-Hybrid y, con ella, hacerse con una etiqueta Eco. Sin embargo, Kia no contempla esta opción, según nos comentaron los responsables de la marca.

Precios en España

Para terminar, la firma coreana ya ofrece el Picanto en España, y sus precios arrancan en los 16.527 euros para el 1.0 de 63 CV con cambio manual y acabado Concept. Si queremos un GT Line, de idéntica potencia, tendremos que desembolsar 19.177 euros, y si lo queremos automático; 20.085. Si lo que buscamos es algo más de potencia y decidimos decantarnos por la motorización 1.2 con 79 CV, un GT Line manual parte de 20.510 euros, mientras que el automático lo hace desde 21.435 euros. Cabe destacar que todos estos precios ya incluyen todos los descuentos posibles aplicados y, aun así, el renovado Picanto ha incrementado su precio en 2.600-2.700 euros respecto al anterior en las variantes GT Line, y en torno a los 1.700 euros en el acabado básico de entrada.


Source: Coches

Share Button

por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *