Mié. Abr 24th, 2024

En el momento en el que estamos, el cambio del paradigma climático ha “obligado”, empujados por los acontecimientos y los gobiernos a diferentes escalas, a dar un giro de 180º con respecto a lo que era normal hace tan solo cinco años.

La gasolina y el diésel han dado paso a la electricidad y se buscan más alternativas tecnológicas, lo cual tiene un coste muy elevado, pero es un cambio necesario para un futuro sostenible.

Lo que no se puede negar es que las marcas han respondido, tanto que lo han hecho mucho antes que las administraciones –España es un buen ejemplo– y que una buena parte del público, de sus potenciales clientes.

Para trasladar el mensaje del cambio, y también para hacer más rentable la ingente inversión realizada, marcas como Mini utilizan nuevas formas de comunicación. La firma británica del Grupo BMW es una marca comprometida con la sostenibilidad que ya comercializa, por supuesto, modelos híbridos y eléctricos.

No obstante, el trabajo “grueso” se verá en 2024, según nos ha contado su director general, Carlos Martínez, en un encuentro con la prensa. Ese año será el más importante de la historia reciente de Mini porque su gama será totalmente renovada, principalmente con modelos eléctricos o electrificados, pero dejando aún lugar a las mecánicas térmicas para afrontar la etapa de transición.

Mensaje con altavoz

Hablábamos antes de una nueva forma de comunicar. Mueve los hilos una importante campaña de Marketing que tiene como lema “Big Love. Aunque somos diferentes, juntos somos mejores” y se basa en tres pilares: el planeta, las personas y el progreso.

Para cuidar del planeta, Mini actúa utilizando recursos en el sistema de fabricación que no tengan impacto negativo en él, como el uso de fuentes energía renovables.

Con el objeto de hacer la vida más fácil a las personas, la marca apoya iniciativas de diversa índole, como el proyecto EmoHeads de ayuda a personas con problemas de salud mental a través de tecnología NFT.

Y para fomentar el progreso, Mini ha creado una aceleradora de start ups para potenciar aquellas con ideas que contribuyen a mejorar las ciudades y el entorno. De hecho, y por ejemplo, Mini colabora con Gravity Wave, una empresa que se dedica a limpiar de plásticos el mar Mediterráneo.

Además de esto, Mini se ha rodeado de unos embajadores, diferentes entre sí pero que comparten la pasión por la marca, para que hagan de altavoz con sus respectivos talentos y trabajo en pos de la sostenibilidad, caso del biólogo marino Manu San Félix, el pintor Manu Campa, la deportista Laia Sanz y el joven influencer Dani Illescas.


Source: Coches

Share Button

por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *