Mié. Abr 24th, 2024

Octubre de 2022 es la fecha en la que los conductores y empresas de VTC no podrán operar en recorridos únicamente urbanos (es decir, con inicio y final dentro de la misma localidad) según el Real Decreto Ley 13/2018, también conocido como Decreto Ábalos, a no ser que las comunidades autónomas decidan regular una normativa diferente para amparar la operativa de estas empresas de vehículos con conductor.

La Comunidad de Madrid no ha tardado en aprovechar y aplicar su propia normativa en un contexto que hubiera sido totalmente perjudicial para el trabajo de las empresas de VTC, como explica Jaime Banús, CEO de Auro. «Este mismo Decreto habilitaba a las CCAA a regular las condiciones de prestación del servicio de arrendamiento de vehículos con conductor en su comunidad. La Comunidad de Madrid, de acuerdo con lo que decía el Decreto, ha procedido a regular y habilitar a las VTC de su Comunidad para seguir prestando servicios urbanos».

En resumen, la nueva normativa de la Comunidad de Madrid reinstaura el derecho que, según Banús, el Decreto Ábalos había sustraído a las VTC, quienes llevan luchando desde su publicación por «la supervivencia ante una normativa que menoscaba» los derechos de estas empresas, según ha explicado a 20 Minutos Banús. El resto de comunidades tienen todavía margen y plazo para desarrollar una normativa que permita trabajar a los operadores de VTC, aunque ninguna se ha pronunciado todavía al respecto.

Obviamente, esta normativa no ha sido de gusto para todos. La Federación Profesional del Taxi de Madrid ya anunció en su momento que iba a denunciar a la Comunidad de Madrid por posible prevaricación al permitir que las VTC continúen prestando servicio en la capital a partir de octubre en lo que consideran que ha sido una extralimitación de sus competencias.

El autonómico madrileño aseguró por su parte que esta normativa es una apuesta por garantizar una oferta de transporte más completa a los madrileños y al mismo tiempo que se fomenta a libertad de elección, hacer lo mismo con la actividad económica, el empleo y la competencia.

Libertad de elección para el usuario

Por su parte, Banús defiende la libertad de elección por parte del usuario y señala que desde Auro no creen en «que limitar la variedad de servicios entre los que un ciudadano puede optar contribuya a ello». «Las licencias de taxi llevan décadas sin aumentar, sin embargo, la población y el número de visitantes ha aumentado considerablemente por lo que la eliminación de las licencias de VTC para la prestación de servicios urbanos provocaría una grandísima descompensación entre oferta y demanda, ocasionando problemas de movilidad a los usuarios desde el primer momento», ha señalado.

Además de para el ciudadano y usuario, esta normativa ha aportado al sector un marco de seguridad jurídica, estabilidad, competitividad y modernidad para las empresas de VTC, según el CEO de Auro. «El que la Comunidad de Madrid haya hecho una apuesta por la sostenibilidad del empleo en el sector y por la movilidad en general con la aprobación de esta normativa es de vital importancia», explica, ya que esta empresa tiene más del 85% de la flota operando en la capital.

Pese a este avance contra el Decreto Ábalos en Madrid, Auro y todo el sector seguirá luchando en los tribunales para conseguir su derogación ya que es un decreto que daña y mucho al sector de los VTC.


Source: Coches

Share Button

por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *