Mié. Abr 24th, 2024

Hace pocas fechas nos hacíamos eco de que en Estados Unidos la policía del condado de Escambia había añadido a su flota un Corvette Z06 como coche de exhibición, y ahora la policía de la República Checa ha hecho algo similar, aunque ha ido más allá en lo que se refiere a su uso.

Lo que ha hecho la policía del país centroeuropeo es incautar a un delincuente un Ferrari 458 Italia del año 2011. Este deportivo de dos plazas está dotado de un poderoso motor V8 de 4,5 litros y 570 caballos capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en poco más de 3 segundos y de alcanzar una velocidad máxima de 325 km/h.

Con semejantes prestaciones, las autoridades checas lo han considerado ideal para dos propósitos principales, el del control de carreras ilegales, cada vez más habituales en el país, y por supuesto para persecuciones por robo. Sin duda, a los delincuentes les será difícil dejar atrás un vehículo de estas características, sobre todo porque los conductores son policías especializados.

Como es lógico, este bólido se ha tenido que adaptar para su nuevo cometido, y ya no queda ni un ápice de su color rojo original. Se ha pintado y rotulado con los colores de la policía y se han instalado las preceptivas luces y las sirenas. Y todo ello sin gastos desmedidos para la policía, puesto que al ser una unidad incautada solo ha costado el valor de la adaptación, unos 12.000 euros. El valor “ahorrado” del coche se estima en unos 175.000 euros.


Source: Coches

Share Button

por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *