Mié. Abr 24th, 2024

La persecución de un vehículo «de forma temeraria» la pasada noche en Melilla ha dejado a un total de agentes heridos y cuatro vehículos dañados -tres de la propia policía y uno de un particular -.

El coche circulaba a «gran velocidad poniendo en peligro la integridad física de varios viandantes» e incluso intentó huir. En este amago atropelló a un agente y embistió a varias dotaciones policiales.

Los agentes pudieron finalmente detener al automovilista, que se hallaba bajo la influencia de sustancias psicotrópicas, estupefacientes y alcohol, y al que han acusado de un delito por atentado a los agentes de la autoridad y tres delitos contra la seguridad vial.

El inicio de la intervención se produjo la pasada noche sobre las 00,30 horas, cuando un agente franco de servicio presenció cómo en la zona centro de la ciudad, un vehículo circulaba a gran velocidad y lo comunicó inmediatamente a la sala operativa, facilitando las características del vehículo, ha comunicado un portavoz de este cuerpo de seguridad dependiente de la Ciudad Autónoma.

Ante tales hechos, dos indicativos policiales del turno de noche GOS se trasladaron al lugar, situándose uno de ellos en la intersección de Avenida Juan Carlos I Rey con plaza Comandante Benítez, observando al vehículo objetivo de la intervención detenido por imperativos del tráfico, ya que le precedían una fila de vehículos parados, respetando la señal de ceda el paso existente el lugar.

Uno de los agentes se apeó del vehículo policial y procedió a acercarse al conductor, indicándole que detuviera la marcha del mismo, «a lo que éste respondió acelerando bruscamente, adelantado a vehículos detenidos y atropellando al agente, causándole lesiones y emprendiendo la huida».

Las dotaciones policiales iniciaron la persecución del vehículo fugado, que huía a gran velocidad.

La actuación se extendió durante un largo tiempo, embistiendo contra los vehículos policiales que trataban de alcanzarle

«El conductor del vehículo huido demostró un menosprecio evidente por la vida de los demás, circulando a gran velocidad y sin respetar ningún tipo de señal de tráfico, actuación que se extendió durante un largo periodo de tiempo, embistiendo en varias ocasiones contra los vehículos policiales que trataban de darle alcance, y en la que dos agentes más resultaron con lesiones», ha informado el portavoz policial.

En la huida a su vez, causó daños en un vehículo estacionado así como en el bien público, y estuvo a punto de atropellar a varias personas. La Policía Nacional también colaboró en este operativo.

Finalmente un furgón policial del Grupo de Prevención y Reacción (GPR) pudo detener la marcha del vehículo fugado, inmovilizándolo contra unos guarda-railes. El conductor intentó darse la huida a pie, pero fue detenido por los agentes, «a los que opuso gran resistencia activa y grave, en un forcejeo violento».

Los agentes comprobaron que presentaba síntomas evidentes de encontrarse bajo la influencia de sustancias psicotrópicas, estupefacientes y olor a alcohol. «Aunque fue trasladado hasta el servicio de urgencias, se negó a ser asistido por los facultativos de servicio, mostrando una actitud agresiva en todo momento hacia los presentes».

Se negó a ser asistido por los facultativos de servicio, mostrando una actitud agresiva en todo momento hacia los presentes

El acompañante presentaba lesiones leves como consecuencias de las diferentes colisiones de la huida, «encontrándose en un avanzado estado de embriaguez, aunque se negó a ser asistido en Urgencias«.

El conductor quedó detenido como presunto autor de un delito de atentado contra los agentes de la autoridad y tres delitos contra la seguridad vial (carecer de permiso de conducción, conducir bajo la influencia de drogas y conducción temeraria), ingresando en los calabozos y quedando a la espera de su puesta a disposición judicial.


Source: Coches

Share Button

por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *