Vie. Abr 12th, 2024

La autonomía limitada y la falta de una red de infraestructura de recarga son los grandes enemigos del coche eléctrico. Ambas relacionadas entre sí, estas carencias condicionan la decisión de los conductores sobre qué tipo de vehículo adquirir en el caso de estar buscando uno nuevo.

La obligación de planificar los viajes según la capacidad de la pila del coche y los puntos a disposición (que fuera de los núcleos urbanos se cuentan con cuentagotas) y el elevado precio de los coches eléctricos con un rango de autonomía más elevado son grandes obstáculos que se han de superar.

Sin embargo, parece que existe una solución en ciernes que puede resolver tanto la falta de autonomía como la de enchufes para coches eléctricos: los extensores de batería. No es una idea nueva, ya que han surgido varios prototipos a lo largo de los años como aquel que, en resumen, era un motor de gasolina que se conectaba a la batería del coche (ciertamente, un poco sin sentido).

El extensor de batería en versión remolque

Ahora, una firma ha desarrollado y patentado un extensor que alimenta directamente el motor eléctrico y amplía el rango de autonomía, sin gastar la batería, de manera notable hasta los 400 kilómetros. El extensor de batería de EP Tender es un dispositivo con una forma similar a un pequeño remolque que se conecta al motor a través de la bola del remolque del coche.

Este tipo de extensores es ideal para coches urbanos con una autonomía más limitada o para aquellos trayectos de más duración en los que necesitemos un rango extendido, bien sea para no parar o porque no encontramos puntos de carga en el camino. Además, la idea del fabricante no es venderlo para que sea de propiedad privada, sino optimizar su uso dejándolo en alquiler en las estaciones de servicio por un precio que, por el momento, rondaría los 37 dólares (el coste estimado de uno de estos extensores estaría en los 11.000 euros, dejando de ser accesible para muchos conductores).

La idea del fabricante es cubrir las principales rutas europeas con un sencillo funcionamiento: al igual que se para a repostar, se para con el coche eléctrico y se cambia o alquila el extensor. Aunque esta sea la propuesta inicial, es cierto que se si se pone en marcha y acaba siendo viable puede ser un buen sistema para solucionar los problemas a los que se enfrenta el coche eléctrico.


Source: Coches

Share Button

por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *