Mié. Abr 24th, 2024

Un accesorio que no puede faltar, nunca jamás, en un coche cuando llega el verano es el parasol. Está siempre en el maletero, a veces lo compramos y otras es de propaganda, pero no siempre lo usamos. Y después, cuando toca recoger el coche después de haber estado un buen rato bajo el sol, sufrimos las consecuencias haber cedido a la pereza y no haberlo colocado en la luna delantera.

El parasol está fabricado en un material ligero que refleja los rayos del sol, lo que le da su característico color metálico y reluciente, y ayuda innegablemente a bajar la temperatura del interior del vehículo. Además, protege los materiales del habitáculo, desde los plásticos del salpicadero hasta la tapicería, de los efectos nocivos de los rayos UVA, que pueden incluso llegar a comerse el color.

Los beneficios de usar el parasol cada vez que dejemos aparcado el vehículo se notan, y mucho. Un estudio elaborado por el RACC muestra que colocar el parasol puede reducir hasta en 11 grados la temperatura del interior del coche si lo dejamos aparcado al sol. En concreto, en esta prueba dejaron un vehículo estacionado durante una hora y a una temperatura exterior de 25 grados.

El salpicadero a 77 grados centígrados

Al no colocar el parasol, el salpicadero alcanzó temperaturas de hasta 77 grados y la media de la temperatura interior del habitáculo registró los 43 grados, cifras con las que se hace imposible coger el coche y conducir. Colocando el parasol, sin embargo, la temperatura del salpicadero alcanzó los 38 grados (39 grados menos que sin parasol) y la temperatura del interior se quedó en 32 grados que, en efecto, es calor pero no es tan exagerado como en el caso anterior y permite conducir conectando el aire acondicionado, que conseguirá bajar los grados en pocos minutos.

Desde el RACE, por otro lado, aconsejan fervientemente utilizar este accesorio e incluso otros como parasoles laterales para proteger el interior del vehículo y para evitar sufrir la sensación de entrar en un horno cuando volvamos a coger el coche. Igualmente, hay que buscar siempre los huecos a la sombra para aparcar.


Source: Coches

Share Button

por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *