Vie. Abr 12th, 2024

La promesa de los coches electrificados, además de ser mas respetuosos con el medio ambiente, es la posibilidad de ahorrar una gran suma de dinero en combustibles fósiles (y más aún con el precio actual de la gasolina y el diésel). Pero esta gran expectativa hay veces que tiene truco, sobre todo en el caso de los coches híbridos enchufables, ya que no todos los conductores hacen uso del motor eléctrico y no todos se acuerdan (o no encuentran un punto de recarga libre) de que hay que recargar su batería.

¿Es cierto que con los coches híbridos se puede llegar a ahorrar también dinero en combustible en comparación con coches de motor térmico? La respuesta es que sí, siempre y cuanto se haga un uso responsable y concienciado de este tipo de vehículos.

Por ejemplo, ciertos vehículos híbridos pueden funcionar hasta un 80% del tiempo en ciudad con el motor eléctrico (otros modelos se quedan en un 15 o un 50%), si se adapta la manera de conducir y se hace un buen uso del motor. Así pues, ese porcentaje de recorridos efectuados habría que descontarlos del gasto en gasolina (ahora que un tanque de combustible puede llegar a costar hasta los 100 euros) y sustituirlo por una carga de batería, que se queda en un poste público alrededor de los 30 euros.

Teniendo en cuenta que se puedan realizar la mayoría de recorridos con el motor eléctrico, se ahorrarían hasta 70 euros en la comparación de tener que recargar el coche para utilizarlo en vez de llenar el depósito. Todo dependería, eso sí, de los kilómetros recorridos y de la autonomía de la batería.

Hasta 3.000 euros más baratos en 11 años de uso

Un estudio elaborado el año pasado por la OCU en colaboración con la Fundación Europea del Clima afirma que si los híbridos enchufables se usan al menos un 70% en modo eléctrico (con un coste aproximado de 4 €/100km), terminan costando 3.000 euros menos que un vehículo con motor de gasolina (9,5 €/100km). Además, contaminan bastante menos.

Se calcula, así mismo, que el uso de un híbrido enchufable cuesta un total de 62.212 euros durante 11 años de años (sumándole a la adquisición las ayudas del Plan Moves), mientras que uno de gasolina cuesta 65.282 euros para el mismo periodo. En el caso del diésel, el debate está más reñido ya que el coste es de unos 60.691 euros, pero habría que tener en cuenta la subida de precios del combustible actual y la posibilidad de utilizar el híbrido durante un mayor porcentaje de los trayectos en modo eléctrico.


Source: Coches

Share Button

por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *