Mié. Abr 24th, 2024

La seguridad vial parece que cada vez va más de la mano con la tecnología. Los avances en este sector se traducen en dispositivos que, incorporados a los vehículos, mejoran la capacidad de reacción de coche y conductor y el control de este último al volante. Ya han una gran serie de ADAS que van a ser obligatorios a partir de este año, como el control de velocidad o de frenado de emergencia, pero estos dispositivos se centran en las características del coche.

Poniendo el foco en el contexto que rodea al vehículo, es decir, el estado de la carretera, que es un factor que incide en la siniestralidad vial más de lo que parece, la Universidad Carlos III de Madrid ha desarrollado y patentado un sensor óptico que avisa en tiempo real al conductor del estado de la carretera por la que circula.

Este innovador sensor sirve para alertar de la presencia de agua, hielo, nieve y otros obstáculos en la calzada, además de emplear estos datos para calcular la falta de adherencia de la superficie, e informando al conductor para que adecúe su forma de conducir al estado del asfalto. El objetivo de este dispositivo, según explican los investigadores, es aumentar la seguridad durante la conducción y prevenir accidentes una vez que se integre en los vehículos de motor.

Cómo funciona el sensor

Este sensor funciona mediante técnicas espectroscópicas de reflectancia, es decir, utiliza haces de luz y fotodetectores para analizar el entorno del vehículo. «Nuestro sensor se basa en un peine de doble frecuencia óptica, medios ópticos para dirigir el haz de salida del peine, un fotodetector y una óptica receptora», explica Marta Ruiz Llata, doctora en Ingeniería Eléctrica, Electrónica y Automática de la UC3M. Este fotodetector electrónico, a partir de la señal de luz recibida, analiza el espectro de radiofrecuencia de la señal detectada y la traduce a una imagen visible del estado de la carretera.

La novedad que aporta esta innovación es que permite realizar el reconocimiento en tiempo real, a diferencia de otras tecnologías. «Otros sistemas que utilizan más de un emisor con diferentes longitudes de onda no se pueden utilizar para la medición de las condiciones de la carretera con un vehículo en movimiento, ya que el tiempo de integración requerido es demasiado largo», comenta Pablo Acedo Gallardo, doctor en Ingeniería de las Telecomunicaciones de la UC3M.

Con la integración de estos dispositivos en los vehículos se podría mejorar notablemente la seguridad vial ya que, en numerosas ocasiones, el estado de la carretera afecta a la conducción no solo por un pavimento más resbaladizo, sino porque los conductores no son conscientes de ello y no adecúan ni la velocidad ni la manera de conducir a las circunstancias.


Source: Coches

Share Button

por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *