Mié. Abr 24th, 2024

La OCU ha alertado de que el precio de venta de los coches nuevos se ha encarecido, de media, un 35% en los últimos cinco años, siendo los modelos eléctricos los que menos han acusado este encarecimiento aunque sean los que tienden a venderse por un precio mayor. De nuevo, los coches de segunda mano se convierten en una gran opción para aquellos que buscan un coche pero quieren ahorrar en el precio, teniendo un gran abanico de opciones tanto de coste como de características o antigüedad.

«Los vehículos de ocasión siempre serán la mejor alternativa para aquellos que buscan un coche a un precio más económico pero sin dejar de lado las garantías que puede ofrecer un coche nuevo», explica Marco Conde, CEO de Motoreto, marketplace de vehículos de segunda mano. Recalca que, además, con la nueva Ley de Garantías de vehículos de ocasión los compradores disfrutan de una «protección extra» contra posibles fallos y vicios ocultos que pueda tener el coche que compren.

Cuánto me puedo ahorrar si compro un coche usado

La diferencia de precio entre un coche nuevo y otro de ocasión puede llegar a superar los 12.000 euros, incluso sin adquirir modelos de segunda mano con muchos años de uso, ya que la devaluación de los coches se produce de manera más abrupta durante los primeros años de su vida útil.

En el portal de Motoreto el precio medio de venta en este mes de mayo de los coches de ocasión es de 23.253 euros. Pese a que es difícil calcular una diferencia de precio exacta entre modelos nuevos y usados, sí que se puede dibujar una idea aproximada sobre la capacidad de ahorro observando los precios de los modelos más vendidos.

Por ejemplo, un Volkswagen Golf de ocasión cuesta 18.432 euros frente a los 30.700 euros que vale nuevo, generando un ahorro de hasta 12.268 euros. Un Seat Ibiza usado cuesta en este portal 12.838 euros, que frente a los 19.410 euros que cuesta de fábrica supone un ahorro de 6.572 euros. En otro modelo muy aclamado entre los conductores, el Seat León, el ahorro también es de 6.688 euros ya que se puede comprar por 18.000 euros y nuevo cuesta 24.730 euros.

Por último, un Renault Mégane usado cuesta 15.210 frente a los 26.460 euros que vale nuevo y un Ford Focus se queda en 15.043 mientras que de fábrica cuesta 24.282 euros, generando un ahorro de 9.239 euros.

Conde, de todas formas, destaca que los precios pueden variar de una región a otra y que lo mejor es usar comparadores como el que ellos mismos ofrecen en su web para asegurarse de elegir la mejor opción para nuestros bolsillos.

Otras ventajas de los coches de segunda mano

«La principal ventaja competitiva que ofrecen los coches de segunda mano es sin duda el precio», resume Conde. Si embargo esta no es la única de las ventajas que los compradores aprecian en los coches de segunda mano.

«Cada vez más usuarios no se fijan solo en el precio, sino también en su inmediata disponibilidad y en la exclusividad: el coche de ocasión es un modelo único por sus características y no hay dos iguales». La primera ventaja está siendo muy valorada en estos últimos meses, ya que por la crisis de los microchips las entregas de coches nuevos están acumulando largas demoras.


Source: Coches

Share Button

por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *