Noticias del Motor

Uno de cada tres conductores al que se le hizo la prueba de drogas dio positivo

EFE

  • Las pruebas de alcohol y drogas se han realizado durante los tres días 12, 13 y 14 de agosto, coincidiendo con el puente.
  • El cannabis fue la droga más consumida, seguido de la cocaína, las anfetaminas, metanfetaminas y opiáceos.
  • Un taxista reincidente se enfrente a una pena de entre 6 y 12 meses de cárcel, 3.000 euros de multa y la retirada del carné por dar positivo en alcohol y cocaína.

Campaña de control de alcohol y drogas

La Guardia Civil ha denunciado a 1.785 personas que conducían bajo los efectos del alcohol o drogas durante los tres días del puente del 15 de agosto y a 192 de ellos se les ha instruido diligencias para su posterior traslado al juez por un supuesto delito contra la seguridad vial por superar la tasa de 0,60.

Según ha informado este jueves la Dirección General de Tráfico (DGT), durante los días 12, 13 y 14 de agosto se han realizado 82.136 pruebas de drogas y de alcoholemia, dentro de una campaña especial que tiene como objetivo retirar de la circulación a aquellos que conducen bajo estos efectos.

Dentro de los conductores que dieron positivo, 1.452 circulaban bajo los efectos del alcohol de un total de 81.237 sometidos a la prueba, mientras que 1 de cada 3 conductores a los que se les sometió al test salival, dio positivo (333 habían consumido drogas entre los 899 a los que se sometió al test salival.

Cannabis, droga más consumida

El cannabis fue la droga más consumida antes de ponerse al volante entre los que dieron positivo a estas sustancias, con 240 casos, seguido de la cocaína (107), las anfetaminas (65), metanfetaminas (44) y los opiáceos (22).

Respecto al alcohol, a 192 personas se les investigará por un presunto delito contra la seguridad vial al superar la tasa de 0,60 miligramos de alcohol por litro en aire aspirado, mientras que a las 1.260 restantes se les ha abierto un expediente sancionador por vía administrativa.

Asimismo, seis personas han sido puestas a disposición judicial por negarse a que la Guardia Civil les realizase las pruebas de alcoholemia.

Un caso llamativo es el de un taxista reincidente detenido en Santiago de Compostela por agentes de la Agrupación de Tráfico que esta vez dio positivo tanto en alcohol (0,84 mg/l en la primera prueba y 0,86 en la segunda, cuando el límite para profesionales es de 0,15) y en cocaína.

Este hombre se enfrenta a una pena de entre 6 y 12 meses de cárcel y a una multa de 3.000 euros y la retirada del permiso de conducir.

La Guardia Civil continuará realizando controles a todas horas y en cualquier carretera pese a la finalización de esta campaña, subraya Tráfico.

Source: Coches

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *