Noticias del Motor

Los nuevos radares en semáforos empiezan a multar este lunes

F. P.

  • Los nueve radares en semáforos que funcionaban en pruebas desde el 25 de julio comienzan este lunes a sancionar.
  • Hasta el 18 de septiembre se han enviado 4.222 cartas informativas a conductores que se han saltado semáforos en rojo.
  • El Ayuntamiento ha colocado este año un total de 15 nuevos dispositivos de este tipo.
  • Mapa de los nuevos radares en semáforos.

Radar semáforo Avenida de América

Madrid cuenta desde este lunes con nuevos dispositivos para sancionar a los conductores que se salten las normas de circulación. Se trata de los nueve radares en semáforos que llevan en periodo de pruebas desde el pasado 25 de julio. Estos aparatos empezarán a multar después de dos meses en funcionamiento en los que se han remitido cartas a los propietarios de los vehículos que han sobrepasado el semáforo en rojo en alguna de las ubicaciones. En total, entre entre el 25 de julio y el 18 de septiembre, se han enviado un total de 4.222 cartas. Estas misivas han sido solo informativas. Las infracciones de este tipo que se comentan desde este lunes en esos puntos serán castigadas con 200 euros y la retirada de cuatro puntos de carné. Las sanciones van acompañadas como prueba por dos fotografías antes y después de la línea de detención en las que se debe distinguir la matrícula y el semáforo en fase roja.

Los nuevos puntos de control estarán ubicados en las calles Alberto Aguilera-Galileo, Joaquín Costa-Velázquez, Acceso a Plaza Fernández Ladreda desde Vía Lusitana, Monforte de Lemos-Finisterre, Avenida de América-Cartagena, Camino del Barrial-Fernando Lázaro Carreter, Carretera de Carabanchel a Aravaca-Villaviciosa, Avenida de la Peseta-Carretera del Barrio de la Fortuna y General Ricardos con el Paseo del 15 de Mayo. La elección de estos emplazamientos se debe al alto número de siniestros registrados: 158 accidentes, de los cuales 18 fueron atropellos.

Con la instalación de estos dispositivos se completan los 15 radares de este tipo que el Consistorio de la capital había previsto colocar 2016, ya que en febrero se pusieron seis en marcha (avenida de Marqués Corbera-Ricardo Ortiz, Alcalá-San Romualdo, Ascao-Emilio Ferrari, Santa Engracia-José Abascal, avenida Ciudad de Barcelona y Cea Bermúdez-Vallermoso). Estos nuevos aparatos se añaden a los 26 ya existentes. En 2015, estos dispositivos pusieron 21.749 denuncias (un 1% más que en 2014) por un importe de 4.349.800 euros.

¿En qué consiste el sistema?

El llamado sistema de foto-rojo consiste en la instalación de cámaras en determinados semáforos con la finalidad de comprobar el cumplimiento de la normativa de detención de los vehículos en los pasos de peatones que dispongan de semáforo. Las cámaras se instalan en un soporte a 25 metros de la línea de detención, para permitir encuadrar completamente el paso de peatones y al mismo tiempo el semáforo de conductores.

Estas cámaras para controlar la circulación en los semáforos han sido muy polémicas desde su instalación en noviembre de 2009, cuando era alcalde Alberto Ruiz Gallardón (PP). Su sucesora, Ana Botella (PP), no modificó el sistema y ahora la actual alcaldesa, Manuela Carmena (Ahora Madrid), ha decidido extenderlo con nuevos aparatos. Un centenar de sentencias juidiciales han revocado ya las sanciones impuestas inicialmente debido a que no existen garantías suficientes que acrediten la correcta imposición de la infranción.

Una fiabilidad cuestionable

El principal inconveniente que tiene este dispositivo es que no sufre ningún tipo de control metrológico, es decir: que no pasa ningún tipo de control técnico ni supervisión anual que permita garantizar su fiabilidad, como sí ocurre, por ejemplo, con los radares de velocidad. Esto provoca que se produzcan habitualmente desfases entre el momento de la foto y el instante en el que cambia el semáforo de ámbar a rojo. Cientos de conductores han reclamado por ser multados con el semáforo aún en ámbar.

El presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), Mario Arnaldo, opina que estos dispositivos tienen un «claro afán recaudatorio» y asegura que «resulta sorprendente que el Ayuntamiento de Madrid, en lugar de paralizar la utilización de un sistema sobre cuya legalidad ya se han pronunciado, numerosos juzgados, el propio Tribunal Superior de Justicia de Madrid y hasta el Tribunal Supremo, persevere en la utilización ilegal y contumaz de un sistema que no garantiza la seguridad vial de peatones ni automovilistas».

Source: Coches

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *