Noticias del Motor

La formación vial y las nuevas tecnologías son la clave contra la siniestralidad en las carreteras

S. G.

DGT

¿Vehículos demasiado antiguos? ¿Exceso de velocidad? ¿Imprudencias al volante o deterioro de calzadas y carreteras? Lo cierto es que las causas de la siniestralidad vial son muchas y variadas y vuelven a saltar la palestra cada vez que la Dirección General de Tráfico (DGT) revela una nueva estadística.

La última se ha dado a conocer en los primeros días de este mes de julio y los datos son poco o nada halagüeños: entre enero y junio de 2016 ha habido en las carreteras españolas 544 fallecidos, 41 más que en el mismo periodo de 2015.

Es decir, el primer semestre de este año se cierra con un aumento del 8% en el número de víctimas mortales, y pone fin a la tendencia a la baja registrada en los últimos años –salvo 2014– según demuestran los propios datos de Tráfico.

En concreto, desde 2006, el número de fallecidos en el primer semestre se ha ido reduciendo casi todos los años, hasta llegar a la subida de este 2016. En 2006 se registraron 1.511 fallecidos en el primer semestre; 1.299 (2007); 1.049 (2008); 938 (2009); 759 (2010); 659 (2011); 619 (2012); 490 (2013); 507 (2014), 503 (2015) y 544 en el primer semestre de este año.

Unas cifras espeluznante y posiblemente evitables que 20minutos ha querido analizar de la mano de cuatro expertos directamente involucrados en materias de seguridad vial desde perpectivas muy diferentes. En este análisis DAFO no figura nadie de la DGT, que amablemente ha declinado la invitación de este diario a participar en él:

Tomás Santa Cecilia (T. S. C.): Licenciado en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid, especializado en perfiles de personalidad. En la actualidad es el director de Seguridad Vial en RACE.

Mario Arnaldo (M. A.): Es el presidente de Automovilistas Europeos Asociados, una entidad independiente sin ánimo de lucro dedicada a la defensa de los conductores asociados frente a la Administración, dabricantes, talleres y aseguradoras.

Ana Novella Reig (A. N. R.): Delegada en la Comunidad Valenciana y presidenta de Stop Accidentes, asociación de ayuda y orientación a los afectados por accidentes de tráfico. Perdió un hijo en un accidente de tráfico.



Juan Fernández (J. F.): Secretario Nacional de Comunicación. Miembro de la Junta Directiva Nacional de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC). Está destinado como motorista en la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, que integran más de 9.000 agentes.

 

¿Cuáles son las debilidades de la Seguridad Vial en España?

T. S. C.: Entre las principales debilidades con las que se encuentra la DGT figura el elevado número de accidentes que se producen en las carreteras convencionales. Hay que destacar que cerca del 80% de los fallecidos se producen en estas vías.

M. A.: Nuestras autoridades de Tráfico han trasladado a la opinión pública un discurso triunfalista acerca de cómo va la seguridad vial es España y los accidentes de tráfico han dejado de figurar entre las principales preocupaciones de los ciudadanos. En nuestra opinión, la altísima cifra de accidentes y de víctimas obliga a considerar la seguridad vial como una cuestión de Estado de máximo nivel.  

A. N. R.: Creemos que la principal debilidad es la concienciación. Y a ello se llega por medio de la educación, que es la gran asignatura pendiente en este país. Debería de incluirse en el currículo escolar desde la etapa de Infantil. Es una apuesta de futuro pero totalmente garantista.

J. F.: Para nosotros la principal amenaza es que se siguen sin acometer los puntos negros en las carreteras. Siguen existiendo esos puntos negros sin mejorar y sin señalizar. Además se sigue sin implementar controles de velocidad en ellos, que es dónde deberían estar. También se debe avanzar en implantar los avances técnicos en materia de guardarraíles para salvar la vida de los motoristas.

¿Y las amenazas?

T. S. C.: El crecimiento continuado de los accidentes de motoristas y el envejecimiento alarmante del parque automovilístico son unos de los factores que están detrás del aumento de la siniestralidad. Es necesario tener en cuenta estos dos factores y desarrollar acciones encaminadas a minimizar este riesgo.

M. A.: La crisis económica y las restricciones presupuestarias están contribuyendo negativamente sobre dos factores que inciden de forma muy directa en el aumento de la accidentalidad: el estado de las carreteras y la antigüedad del parque automóvil. Si no invertimos lo necesario en el mantenimiento de las carreteras y logramos que el parque de vehículos rejuvenezca y esté mejor mantenido no conseguiremos reducir los accidentes de tráfico.

A. N. R.: La impunidad legal. Sigue siendo muy barato matar con un vehículo en nuestro país, y aunque es cierto que después del carné por puntos el número de víctimas y heridos graves ha descendido muchísimo, sigue habiendo una parte de la población que delinque y sabe que no les ocurre nada. Es muy difícil que alguien vaya a prisión por un delito de tráfico.

J. F.: Creemos que no se produce el cambio cultural y de mentalidad necesario respecto a la cultura del consumo de alcohol y conducción. El ciudadano juega mucho con el margen permisible de alcohol con el que conducir. Además, se deben reforzar los medios materiales a todos los niveles, más recursos y más medios con los que trabajar.

Destacan como fortalezas…

T. S. C.: Entre las fortalezas con las que cuenta la DGT, nos encontramos con entidades, asociaciones  y Clubes Automovilísticos como el RACE que año tras año colaboran y trabajan por  mejorar de la seguridad vial. Las nuevas tecnologías de la información contribuirán en los próximos años, sin duda, a mejorar la movilidad y seguridad vial.

M. A.: En España tenemos magníficos expertos en Ingeniería del Tráfico y una potente industria del automóvil preocupada por mejorar la seguridad activa y pasiva de los vehículos. Es por ello que las futuras políticas de seguridad vial deben basarse más en la tecnología que en las multas.

A. N. R.: Que no nos rendimos. Estoy refiriéndome a la fortaleza de quienes ya somos víctimas y lo hemos perdido todo (en mi caso a mi hijo). Continuamos luchando por salvar la vida al resto de la población, y se nos escucha, aunque no siempre se nos tenga en cuenta. Pero sabemos que “hacemos mucho ruido” y eso no gusta a los políticos (de forma general). Seguiremos insistiendo.

J. F.: La fortaleza principal son las campañas de prevención que realiza la DGT y que nuestra experiencia nos demuestra que sí cuajan. Por ejemplo la del uso del cinturón, es algo superado y la gente está concienciada de que hay que usar el cinturón. Otra cosa es que el estado de las carreteras no esté a la altura. El desarrollo del carné por puntos también ha sido positivo. Y en la parte que nos toca creo que tenemos una Agrupación de Tráfico en la Guardia Civil que se vuelca con los conductores, con su seguridad y que está para ayudar.

¿Hay oportunidades para la seguridad vial?

T. S. C.: Si queremos conseguir cifras de reducción de las siniestralidad de en torno al 10% es necesario llevar la seguridad vial al entorno empresarial, ya que más del 70% de los desplazamientos que se producen entre semana son por motivos laborales. Es necesario encontrar beneficios para que las empresas apuesten por la formación vial.

M. A.: Las nuevas tecnologías nos van a permitir hacer un diagnóstico más preciso sobre las causas de los accidentes y aportar las soluciones más efectivas. También es el momento para introducir la educación vial como un proceso de formación continua en todos los ciclos vitales. Además, se deberían incorporar otros métodos para acceder al permiso de conducir como el sistema de conducción acompañada y rediseñar el actual permiso por puntos para eliminar las importantes disfunciones que tiene.

A. N. R.: En estos momento políticos que estamos atravesando y que son de total vulnerabilidad, es complicado hablar de oportunidades en seguridad vial. Nosotros tenemos todo un decálogo de medidas que consideramos urgentes y necesarias para luchar contra la violencia vial y salvar vidas, y así se lo hemos hecho llegar a todos los partidos políticos, pero, como he dicho antes, que nos hagan caso es otra historia, aunque también reitero que no nos rendiremos. Estamos hablando que es la primera causa de muerte.

J. F.: Una de las grandes oportunidades sería trabajar la motivación de los guardias civiles que salen a las carreteras. Entre otras cosas dejar de vincular su complementos salariales en función del número de sanciones que interponen. Eso no incentiva ni motiva. Pero además, también hay que trabajar la motivación de los nuevos conductores que salen de las autoescuelas. Estos centros no deberían ser un mero trámite para obtener la licencia, sino que se debería salir de ellas sabiendo las consecuencias y los efectos de no conducir de forma responsable.

Source: Coches

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *