Noticias del Motor

Infiniti QX30, sólo con el motor diésel de 170 CV

KM77.COM

Dos niveles de equipamiento

Infiniti ha presentado la variante todoterreno del Q30, llamado QX30. Tiene una suspensión distinta que aleja la carrocería del suelo 30 milímetros más (45 mm más que el Q30 Sport), unos parachoques diferentes, que otorgan al vehículo el aspecto de estar más dotado para ser conducido fuera de asfalto, así como tracción a las cuatro ruedas. Es un modelo que la marca anticipó en el Salón del Automóvil de Ginebra de 2015 mediante el prototipo QX30 Concept, al que ha sido bastante fiel.

Su precio de salida es 39.990 euros, sólo con un único motor diésel de 170 caballos. El coste es prácticamente igual que el de modelos a los que hace la competencia, como el BMW X1 xDrive20d Aut. O el Mercedes-Benz GLA 220d 4MATIC (ver comparativa), pero superior a otros como el Volvo V40 Cross Country (aunque no tiene versiones diésel con sistema de tracción total). Con el mismo motor y sistema de tracción, cuesta alrededor de 3.700 euros más que el Q30.

Pese a su aspecto, no es un vehículo creado para ser conducido con intensidad por vías llenas de obstáculos, pero sus más de 20 centímetros de altura libre al suelo unidos a la tracción total le otorgan una ventaja tanto frente a turismos convencionales como a algunos todoterrenos (el Honda CR-V tiene 16,5 centímetros de altura libre al suelo y el Mercedes-Benz GLA, 16,4).

La gama de motores se ha reducido a una única opción: el mencionado diésel de 170 caballos, con una cilindrada de 2,1 litros y caja de cambios automática de doble embrague y siete relaciones. Funciona con suavidad y permite que el QX30 se mueva con cierta agilidad, pero con un ruido que, si bien pasa desapercibido a velocidades sostenidas, no es demasiado agradable al ralentí o subido de revoluciones. La caja de cambios funciona muy bien: engrana las marchas suavemente y permite maniobrar con precisión al conducir a poca velocidad, además de ser rápida en las transiciones, sin llegar al nivel del cambio DSG de algunos Volkswagen y Audi.

Aspecto interior del Infiniti QX30

La suspensión está endurecida respecto a la del Q30, lo que se percibe especialmente en carreteras con asfalto irregular. El QX30 es cómodo y estable, no balancea en exceso en curvas pronunciadas y la sensación de solidez que transmite es muy elevada. También lo es su aislamiento acústico, gracias en parte al sistema “Active Noise Cancellation”, que forma parte del equipamiento de serie, que emite a través de los altavoces una señal de la misma frecuencia que la que se quiere eliminar.

A nivel interior, no hay cambios en las dimensiones del habitáculo respecto al del Q30, por lo que las impresiones del interior son idénticas. Puede transportar a cuatro personas con holgura, pero su visibilidad a través de la superficie acristalada trasera es mala debido al grosor del pilar posterior. La mayor altura, eso sí, le da a su vez mayor comodidad respecto al Q30 en cuanto al acceso al habitáculo, ya que no es necesario agacharse demasiado para acomodarse en los asientos, ni para salir. El maletero tiene una capacidad de 368 litros (430 contando el doble fondo), lo que se queda corto en comparación con vehículos de aspecto todoterreno de tamaño similar, aunque los asientos pueden abatirse para ganar volumen de carga (imagen).

La sensación de calidad es elevada en los materiales que recubren el habitáculo, tanto a la vista como al tanto, y parecen bien ajustados entre sí. El equipamiento de serie incluye un sistema multimedia que se puede manejar desde un mando giratorio colocado entre los dos asientos delanteros y desde la pantalla táctil de siete pulgadas que hay en la parte alta del salpicadero (imagen). Funciona con fluidez, aunque la resolución de la pantalla no es excelente y los menús son algo farragosos.

Imagen del Infiniti QX30 circulando por fuera de carretera

En el exterior, los cambios respecto al Q30 están en la instalación de unos parachoques diferentes, las protecciones de plástico negro situadas en el perímetro inferior de la carrocería, barras longitudinales en el techo y unas nuevas llantas de aleación. También la parrilla tiene un entramado diferente, y las cubiertas de los retrovisores están pintadas en negro brillante.

Hay dos niveles de equipamiento: Premium y Premium Tech. El primero incluye de serie elementos como la alerta por cambio involuntario de carril, el mencionado sistema multimedia (llamado “InTouch”), sistema de reconocimiento de señales de tráfico, alarma antirrobo y llantas de 18 pulgadas. En el nivel superior se añaden además faros de ledes con cambio automático de luces cortas y largas, acceso y arranque sin llave, asientos delanteros tapizados en piel con ajustes eléctricos y memoria o cámara trasera de ayuda al aparcamiento.

Hemos calculado el precio de una póliza a todo riesgo con franquicia para un Infiniti QX30 con equipamiento Premium Tech con el comparador de seguros de 20MINUTOS.ES. La tomadora sería una mujer de 42 años, con carné de conducir desde los 19, empresaria de profesión y residente en Barcelona. El coche, con una previsión de recorrer entre 20.000 y 25.000 kilómetros al año, tendría un uso diario y dormiría en garaje colectivo. La tomadora lleva más de 10 años como titular de distintas pólizas, y hace más de una década de su último accidente. Para este supuesto, el precio más bajo lo ofrece Direct Seguros, con una póliza de 234 euros al año con franquicia de 280 euros. La calidad de la póliza es de 5,51 sobre 10 y la relación calidad precio es de 6,89.

Más información sobre el Infiniti QX30 en km77.com, con galerías de imágenes exteriores e interiores y ficha técnica.

Source: Coches

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *