Harmony of the seas: la polución de la ciudad flotante

GUILLE LLOPIS

  • El crucero más grande del mundo emite tanto dióxido de carbono como más de 83.000 coches juntos.
  • El navío ha pasado por Vigo y Málaga y ahora establece en Barcelona su puerto base hasta que llegue el otoño.
  • La compañía asegura tener un «gran compromiso medioambiental» y destaca la eficiencia energética de este barco respecto a otros similares.

Harmony of the Seas

El Harmony of the seas ya está instalado en España. Tras atracar en los puertos de Vigo, Málaga y Barcelona, el crucero más grande del mundo establece su base en la ciudad Condal, que será su puerto de salida hasta la llegada del otoño. Desde el 7 de junio, la estrella de la flota de la compañía turística Royal Caribbean tendrá su punto de partida en los muelles de la capital catalana, hasta que se traslade a Miami con el ocaso del verano y el fin de las temperaturas cálidas en estas latitudes.

Según un estudio (en inglés) publicado por el International Council on Clean Transportation (Consejo Internacional de Transporte Limpio), un crucero de las dimensiones del Harmony of the seas puede emitir tanto CO2 como más de 83.000 coches. El navío fletado por Royal Caribbean, que tendrá 22 salidas semanales desde el puerto barcelonés, consume a máxima potencia más de 5.200 litros de combustible diésel cada hora por cada uno de sus dos motores de 16 cilindros, y puede llegar a quemar 150 toneladas de fuel al día. Es la cantidad requerida para que el barco, de 366 metros de largo, 72 de alto y 66 de ancho, pueda desplazar toda su envergadura a través del mar: unas dimensiones superiores a las que tendría una Torre Eiffel navegante.

Las 227.000 toneladas del Harmony of the seas surcarán a lo largo de todo el verano el Mediterráneo con una media de 9.000 personas a bordo cada viaje entre tripulación y viajeros. El mastodóntico crucero, con 20 restaurantes y más de 2.700 camarotes en su interior, alberga otras instalaciones como un parque acuático infantil, vecindarios temáticos y hasta 18 cubiertas distintas.

Fuentes de Royal Caribbean consultadas por 20 Minutos han asegurado que el barco, además de cumplir con todas las normativas legales exigidas para su puesta en funcionamiento, está equipado con “tecnología de nueva generación” que lo hace más respetuoso con el entorno. Según afirman, el Harmony of the seas es el barco “más avanzado tecnológicamente” de los construidos hasta el momento, y es “un 25% más eficiente energéticamente” que cualquier otro barco de la flota de la misma compañía.

Características del Harmony of the seas

Desde Royal Caribbean recalcan su compromiso medioambiental, así como la importancia de sistemas como la lubricación del aire o el purificador de gases, que según los datos que facilitan elimina hasta el 98% de las emisiones de sulfuro de hidrógeno. Por contra, Axel Friedrich (analista de contaminación y uno de los autores del estudio del ICCL) asegura en unas declaraciones recogidas por The Guardian que un barco de semejantes dimensiones puede quemar tanto combustible “como ciudades enteras”, y sostiene que la contaminación de los buques internacionales provoca alrededor de 50.000 muertes prematuras al año solamente en Europa.

Incidencia «relativa»

Fuentes municipales del área de Medio Ambiente de Barcelona aseguran a 20 Minutos que han encargado a la Autoridad Portuaria de Barcelona y a la Generalitat de Catalunya un estudio para averiguar cuál es el nivel real de contaminación del crucero ante la amalgama de datos disponible, y «estudiar qué medidas tomar» en función de los resultados obtenidos. Admiten el «importante impacto en la salud» de las emisiones de óxido de nitrógeno, aunque no lo limitan al tráfico de cruceros (solo el 7,6% de la contaminación por NO2 tiene su origen en el puerto según sus datos), ya que opinan que «en gran medida» se debe a los vehículos.

Aun así, pese a la polución que pueda generar, sostienen que una vez abandonada la zona portuaria los niveles descienden al aproximarse a la ciudad, por lo que la incidencia es «relativa» para los barrios y los vecinos de la ciudad ya que las partículas emitidas «no alcanzan el área urbana».

La opinión que dejó en Southampton el Harmony of the seas tras su paso fue algo más negativa. Liz Batten pertenece a la asociación medioambiental Southampton Clean Air, que luchó activamente pero sin éxito para que el puerto de su ciudad instalase un sistema que permitiese a los grandes navíos aproximarse a los muelles con energía limpia suministrada desde la orilla, ya presente en el puerto de Longbeach, California. Southampton, ciudad situada en el condado de Hampshire en el sur de Inglaterra, es el núcleo de una zona de alta contaminación producida por el puerto, el aeropuerto, el transporte de mercancías y el tráfico rodado. Batten asegura que ahora «empieza a reconocerse el daño para la salud» que supone, y que los motores diésel como los del Harmony son los «principales contribuyentes» a la contaminación de la ciudad.

Source: Coches

Share Button
Harmony of the seas: la polución de la ciudad flotante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

credito capital privado | tendencias de moda | | | | maniquis |
Scroll hacia arriba