Lun. Feb 26th, 2024

Todos los vehículos que circulan por las carreteras en España deben superar las pruebas de la Inspección Técnica para que lo hagan de forma totalmente legal, ya que en caso de que no sea así, la Guardia Civil nos puede multar por ello.

Pero las dudas surgen sobre los periodos que deben transcurrir entre la primera vez que llevamos nuestro vehículo a la ITV y la siguiente revisión. Así como también, los conductores que adquieren un coche nuevo se preguntan cuándo deben acudir a una estación de la ITV para que revisen su automóvil recién sacado del concesionario.

¿Cuándo empieza a pasar la ITV a un coche nuevo?

Desde la Dirección General de Tráfico especifican que en el caso de los vehículos nuevos, estos se encuentran exentos de acudir a una estación de servicio de la ITV hasta los cuatro años de antigüedad del coche, es decir, desde la fecha de matriculación.

Por tanto, un automóvil adquirido en el mes de diciembre de 2023 en un concesionario deberá acudir a su primera Inspección Técnica en diciembre del año 2027. Eso sí, en caso de que se lleve a cabo una modificación del estado del vehículo, como por ejemplo la instalación de lunas tintadas, habrá que llevarlo antes para que la ITV homologue la pieza nueva instalada.

¿Cómo saber si mi coche tiene que pasar la ITV?

Si es la primera vez que tu vehículo debe acudir a una estación de servicio de la ITV, normalmente la DGT te mandará una carta avisando que se acerca la fecha en la que tu coche tendrá que ir a pasar la revisión técnica.

Por otro lado, si tu automóvil ya ha superado con anterioridad la ITV, pero sigues con dudas acerca de la próxima fecha que le toque, bastará con asegurarse echándole un ojo a la ficha técnica del vehículo, donde se indica la fecha de matriculación; entrar en la aplicación miDGT o revisar la pegatina de la ITV que se coloca en el parabrisas y que varía de color según el año en el que te toque pasar la revisión.

¿Qué partes del vehículo se inspeccionan en la ITV?

En la estación de la ITV se revisan casi todos los elementos del vehículo. En primer lugar, se comprueba la identificación del coche, es decir, si coincide la documentación con el modelo y el número de bastidor. Después se comprueba que la carrocería y el chasis, así como los cristales, no llevan defectos, también se revisa el interior.

Seguidamente, se comprueban las zonas que estipulan si el vehículo puede circular o no, que hacen referencia al alumbrado y la señalización, los neumáticos, los ejes, la suspensión, los frenos, la dirección, el motor y la transmisión. Por último, se utiliza un analizador de emisiones para verificar si estas no superan los límites establecidos. En definitiva, prácticamente se revisa el vehículo al completo.


Source: Coches

Share Button

por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *