Noticias del Motor

¿Crees que conduces bien? Así se usan los pedales del coche para no consumir más de la cuenta

Acelerador, freno y embrague. Todos los coches manuales tienen estos tres pedales, imprescindibles para poder circular. Pero, ¿sabes usarlos correctamente? En función de cómo se utilicen depende el consumo e incluso la mecánica del automóvil.En la revista ‘Tráfico y Seguridad Vial’ de la DGT explican cuáles son las funciones principales y cómo usarlos para lograr una conducción eficiente.Es el pedal que está situado más a la derecha. Si se abusa de él, será necesario pisar más veces el embrague y el freno y cambiar de marchas, por ello es aconsejable usarlo con moderación para así reducir el consumo. En ocasiones, no pisarlo o levantar un poco el pie antes de llegar a un semáforo en rojo o a una curva reduce el uso del pedal y el consumo de combustible.Está situado en el centro. Su función es reducir la velocidad y detener el vehículo. Hay que usarlo con suavidad y siempre con antelación. De hecho, frenar justo antes o dentro de una curva puede hacer que el coche se desestabilice. El uso excesivo de los frenos puede generar un desgaste innecesario y, por tanto, acelera el cambio de las pastillas de frenos.Es el pedal de la izquierda. Su función es acoplar el motor a la caja de velocidades transmitiendo así el movimiento a las ruedas. Para usarlo correctamente hay que pisarlo hasta el fondo y soltarlo de forma progresiva, acelerando lo necesario. Si se pisa sin necesidad lo único que se consigue es un mayor desgaste del pedal y anular el efecto del ‘freno motor’. No pisar el pedal hasta el fondo o desembragar de manera rápida son errores frecuentes. Además, si los cambios de marchas se realizan sin subir demasiadas revoluciones (diésel hasta las 1.500-2.000 revoluciones por minuto y gasolina 2.00-2.500) se reduce el consumo. Por otro lado, mantener constantemente el pie izquierdo en el embrague, genera fricciones innecesarias que hacen que se desgaste con mayor rapidez.El modo de conducir determina la vida útil del vehículo. Además de saber usar correctamente los pedales del coche, hay hábitos al volante que a la larga pueden provocar averías, como circular en reserva, realizar maniobras bruscas o apoyar la mano en la caja de cambios.
Source: Coches

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *