Mar. Jul 16th, 2024

En España, suele ser habitual observar por las diferentes calzadas y carreteras un gran número de badenes, pasos de peatones elevados o algún que otro tipo de resalto que tiene como principal objetivo la reducción de velocidad para evitar accidentes de tráfico en diferentes puntos concretos.

No obstante, una gran parte de usuarios considera que, a pesar de ser una buena y efectiva solución, existe un elevado número de estos elementos en tramos muy cortos. Este escenario podría provocar, además, que la salud de nuestro vehículo se desgaste y surjan averías dependiendo de cómo ejecutamos el paso sobre estos badenes y resaltos.

¿Qué tipos de elementos nos podemos encontrar?

En condiciones normales, los diferentes tipos de reductores de velocidad que nos podemos encontrar en las carreteras de nuestro país son los pasos de peatones elevados o de sección trasversal trapezoidal, lomo de asno o badén de sección transversal circular y, por último, los badenes inteligentes, que nos los podríamos topar dependiendo de la ciudad en la que nos encontremos.

Estos últimos, precisamente, son aquellos que aparecen cuando detectan que un vehículo circula a una velocidad mayor a la que está fijada en la vía. También es habitual verlos en zonas donde hay colegios cerca. Por otro lado, es importante señalar que todos los tipos de badenes cumplen con la normativa, utilizan un tipo de diseño concreto y una serie de materiales que están regulados en la normativa impuesta en 2008 por el Ministerio de Fomento. En ningún caso pueden superar los más de 5 mm de altura entre la rampa y el asfalto, y deberán utilizar una pintura específica para no poner en peligro la vida de ciclistas y motoristas.

Consejos para superar un badén

  1. No frenar en seco antes de superar el badén. Es aconsejable reducir la velocidad de forma progresiva para evitar fuertes golpes en los bajos del coche. Si frenas de forma brusca puedes provocar averías en los amortiguadores y frenos.
  2. Circular despacio antes de superar un badén. Ante este escenario, los neumáticos y amortiguadores sufrirán un impacto mayor si decidas rebasar el elemento a gran velocidad. Hay que tener en cuenta que los neumáticos podrían reventar si el estado del badén se encuentra en mal estado.
  3. No pisar el embrague ni cambiar de marcha en el momento de superar el badén. De lo contrario podría repercutir en la mecánica del automóvil.
  4. Acelerar -con cuidado y temple- para salir del badén.
  5. No superes el badén solo con una rueda. Es importante saber que, ante este tipo de situaciones, es vital repartir el peso del vehículo, así evitarás que acaben deformándose los neumáticos y los amortiguadores.

Tipos de averías más comunes

  1. Neumáticos. Es importante rebasar los badenes a una velocidad controlada. De lo contrario, sufrirán diversos daños que pueden acarrear serios problemas en el futuro.
  2. Suspensiones. El hecho de circular a gran velocidad en carreteras descuidadas afectará directamente a la suspensión y a sus elementos.
  3. Conducir de forma agresiva por los badenes acabará provocando daños en el motor y afectará, además, a la mecánica.
  4. Podría producirse una alteración de los ejes y la dirección.
  5. Desajustes en las piezas de plástico del automóvil.

Altos costes de reparación

No realizar un cuidado exhaustivo de tu vehículo y circular de forma agresiva en el momento de rebasar un badén podría provocar averías bastantes importantes. Esto supone, además, que van acompañadas de un coste bastante alto de reparación. Por ello, es aconsejable circular de forma adecuada, cumplir con todas las normas de circulación y acudir a tu taller más cercano en el momento que sientas que algo no va bien en tu vehículo.


Source: Coches

Share Button

por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *