Mar. Abr 23rd, 2024

En el fabricante bávaro, el departamento “M” Performance es sinónimo de prestaciones y dinamismo. Cualquier producto que toca con su varita mágica se traduce en un torrente de sensaciones al que no escapa el i5 M60 xDrive que ha pasado esta semana por nuestras manos.

Comenzaremos diciendo que conducir este coche es algo especial, pues su condición de eléctrico para nada merma su deportivo placer de conducción y una capacidad de aceleración al alcance de muy pocos modelos rivales.

Datos hay para dar y tomar. Desde sus 600 caballos de potencia hasta los 3,8 segundos que tarda en pasar de 0 a 100 km/h dejan a las claras su enorme potencial.

Dos motores eléctricos y tracción total

Provisto de dos motores eléctricos síncronos y tracción a las cuatro ruedas, el rendimiento de este i5 (equipado con una batería de 81,2 kWh netos que nos permite una autonomía de unos 350 kilómetros reales) para nada nos hace echar en falta un motor térmico.

Su entrega de potencia es abrumadora y, si nos cebamos con el pedal del gas, comprobaremos enseguida de lo mucho y bueno que es capaz este modelo.

Y todo esto lo hace con unos consumos que para nada nos han parecido desorbitados, más bien hablaríamos de comedidos si tenemos en cuenta la abultada caballería disponible.

La prueba es que no hace falta practicar una conducción de seda para conseguir 23 kWh a los 100 km/h, un registro que ha puesto de manifiesto en nuestro test su protagonismo igualmente en estas lides.

La amortiguación adaptativa, la tracción a las cuatro ruedas o la precisión de la dirección que monta ayudan sobremanera a conducir de una forma muy deportiva con un paso por curva que pone los pelos de punta.

Curiosa es la posibilidad de elegir la función “IconicSounds” que está muy conseguida para crear distintos sonidos de coche térmico para cada modo de conducción elegido.

Tampoco pasa desapercibida la modalidad “Boost”, que se acciona a través de una leva tras el volante, para catapultarnos a otra dimensión al ofrecer un poder de aceleración extraordinario durante 10 segundos.

Todo por la deportividad

En cuanto al resto de apartados, esta berlina hace acopio de una cuidadísima presentación interior y un estilo que sigue los mismos pasos coincidiendo con los elevados estándares de la marca en esta parcela.

Los asientos, por ejemplo, sujetan perfectamente el cuerpo y los distintos mandos eléctricos presentes a nuestro alrededor están ubicados para que su manipulación resulte tan cómoda como sencilla.

Dispone, como no podría ser de otra forma, de dos pantallas digitales unidas “Curved Display” (de 12,3 pulgadas la que aloja la instrumentación y de 14,9 pulgadas la del infoentretenimiento) que incluyen un sinfín de funciones más una notable definición para tener todo bajo control.

La habitabilidad posterior, por su parte, no brilla igual que otros apartados, pero dos pasajeros en esta zona viajan como reyes, mientras que la capacidad del maletero alcanza los 490 litros con su correspondiente cajonera en la parte baja para alojar los cables de carga y que no molesten.

Si nos fijamos ahora en su definición exterior, el i5 en esta variante tan deportiva anuncia enseguida su condición con llantas de 20 pulgadas, distintas tomas de aire repartidas por toda la carrocería, carcasas de los retrovisores y el spoiler posterior rematadas en carbono o logotipos de “M” para rematar la jugada.

Por último, este i5 se ofrece por 114.200 euros que están plenamente justificados si valoramos su exclusividad o deportividad sin olvidar la etiqueta “0” de la DGT que luce en su parabrisas.


Source: Coches

Share Button

por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *