Probamos el Skoda Kamiq Monte Carlo, un SUV pequeño y tope de gama con sabor deportivo

Si quieres entrar en el mundo SUV, te gustan los modelos con un toque deportivo y el presupuesto te lo permite, en este Kamiq tienes una alternativa muy interesante, ya que la marca checa lo ha provisto de detalles que lo hacen claramente diferente del resto de la gama.

El acabado Monte Carlo, que solo se puede combinar con los motores más potentes en gasolina, los de 110 y 150 caballos, elimina del exterior los detalles cromados de la parrilla y del nombre de la marca para sustituirlos por unos de color negro, además de contar con un logotipo con la inscripción “Monte Carlo” en homenaje a los éxitos de Skoda en el mundo de la competición, especialmente los rallies.

El color negro también decora las barras del techo, las carcasas de los retrovisores y el refuerzo inferior del frontal, y esto, junto a unas llantas “Vega” de diseño específico y 18 pulgadas contribuyen a que este Kamiq tenga, desde luego, mayor empaque visual.

Por dentro, claro, sigue la diferenciación y encontramos unos vistosos asientos deportivos de tapicería bicolor (de serie), en este caso en negro y rojo, que combinan con las costuras de la palanca de cambios, volante y tirador del freno de mano envueltos en piel.

El salpicadero también tiene un elemento decorativo en símil carbono y los detalles metálicos destacan sutilmente en los marcos de los aireadores, los tiradores de las puertas, volante y pedales.

Los asientos lo cierto es que aportan una mayor sujeción y no resultan duros aunque se conduzca durante algunas horas. La pantalla central del sistema multimedia de serie es de 8 pulgadas, pero con el paquete de navegación (835 euros) de la unidad de prueba aumenta hasta las 9,2 pulgadas y tiene control por voz y conexión online, entre otras muchas soluciones. El siempre práctico cuadro de instrumentos digital viene de origen en este modelo tope de gama.

Del resto del habitáculo destaca su amplitud para ser un SUV de solo 4,2 metros, y el espacio está muy bien aprovechado, dejando además un digno maletero de 400 litros de capacidad. También es muy luminoso gracias al techo panorámico.

Con todos estos “ingredientes”, toca referirse a la mecánica, y tratándose de un motor tan contrastado como el cuatro cilindros 1.5 TSI del Grupo Volkswagen, con 150 caballos de potencia, hay poco lugar a las sorpresas por su equilibrio general y buen rendimiento.

Gracias a su tamaño, el Kamiq se desenvuelve perfectamente entre el tráfico urbano, que no olvidemos es su principal uso. En carretera disponemos de un propulsor a la altura de cualquier circunstancia, porque empuja bien desde abajo y se estira maravillosamente, acompañado incluso de un bonito rumor deportivo.

La unidad probada equipaba el más que aconsejable cambio automático DSG de doble embrague y 7 velocidades, un elemento que supone 1.650 euros más que la versión manual. Es cuestión de presupuesto, pero merece la pena el desembolso por su buen funcionamiento y el confort que proporciona en el tráfico.

En combinación con el modo de conducción Sport (el resto son Normal, Eco y el configurable Individual), y con el cambio en la posición “S”, obtenemos la respuesta y tacto más deportivo del Kamiq, y ello está acompañado de un ajuste de suspensión firme que mejora sensiblemente su comportamiento en relación a otras versiones. Por supuesto, si realizamos una conducción más relajada, el Kamiq Monte Carlo es confortable y muy buen rodador.

En el apartado de consumo, la media homologada por la marca es de tan solo 6,2 litros, muy buena cifra para un SUV de gasolina sin ni siquiera hibridación ligera, y lo cierto es que a ritmos tranquilos se pueden obtener medias incluso inferiores a esa cifra, pero durante nuestra prueba el gasto medio fue de 7,2 litros, que tampoco es en absoluto disparatado.

Los modelos de Skoda siempre han brillado por su gran relación entre calidad y precio, y este caso no es una excepción. Eso sí, hablamos de un tope de gama, con un motor potente, cambio automático y un nutrido equipamiento, por lo que la cuantía final asciende, con los descuentos de la marca, hasta los 25.650 euros.

Por esa cifra obtenemos un coche llamativo, con buena mecánica y tacto deportivo que integra, además de lo ya citado, faros Full LED, cristales traseros tintados, sistema de acceso y arranque sin llaves, climatizador automático, regulador y limitador de velocidad, sistema de frenado de emergencia Front Assist o ayuda al aparcamiento con cámara de marcha atrás.

Motor: gasolina.

Potencia (kW/CV): 110/150.

Cambio: automático, de 7 velocidades.

Largo (mm): 4.241.

Ancho (mm): 1.793.

Alto (mm): 1.531.

Maletero (litros): 400.

Velocidad máxima (km/h): 212.

De 0 a 100 km/h (seg.): 8,4.

Consumo medio (l/100 km): 6,2.

Emisiones CO2 (gr/km): 140.

Precio (euros): 25.650 euros.


Source: Coches

Share Button
Probamos el Skoda Kamiq Monte Carlo, un SUV pequeño y tope de gama con sabor deportivo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

poesias | construccion piscinas valencia | Posicionamiento web google | accesorios movil | Posicionamiento seo madrid | refinanciar deudas |
Scroll hacia arriba