Nos subimos en el nuevo Serie 4 Gran Coupé, la berlina ‘total’ de BMW

Hablar de una berlina en tiempos de SUV puede ser osado, pero BMW es un valor seguro en todo lo que hace y está plenamente justificado. Un valor, claro, que hay que pagar, pero no hablamos de sumas inalcanzables en relación a todo lo que aporta su berlina en términos estéticos, prácticos y de calidad, sin olvidar del toque deportivo que sabe dar con maestría a todas sus creaciones. Va en su ADN.

El Gran Coupé es la tercera variante de la Serie 4 que se renueva tras el Coupé y Cabrio, pero también es la carrocería más demandada por el público, ya que tiene cuatro puertas y cinco plazas manteniendo la silueta coupé, que es el rasgo que lo diferencia del Serie 3 (también de cuatro puertas).

Pequeño galimatías de gama aparte, el Serie 4 Gran Coupé acapara el 45% de las ventas globales, pero se da la circunstancia de que en España el porcentaje sube hasta el 56%, lo que habla por sí solo de la importancia de este modelo que ahora se pone al día.

Con respecto a la primera generación, el nuevo Gran Coupé gana tamaño en todas sus cotas, destacando los 14,3 cm de longitud, los 4,6 de distancia entre ejes y los 5,3 en altura, aunque también tiene casi 3 cm más de anchura.

Visualmente enseguida llama la atención la renovada parrilla, con los clásicos “riñones” más grandes, estrechos y altos acogiendo la placa de la matrícula en el centro. También cambian los paragolpes, con tomas de aire más amplias, y el diseño de las luces LED. Lateralmente son muy vistosas las salidas de aire en forma de “branquias”, las manetas de las puertas enrasadas con la carrocería, las llantas (de 17 a 20 pulgadas, según versión) y por supuesto caída del techo en la parte posterior, que es el “sello” de esta variante. Por detrás también son nuevas las estilizadas ópticas con efecto tridimensional, la doble salida de escape y el difusor.

Por dentro, como comprobamos en su día en la variante coupé, y como la marca acostumbra, el diseño y la calidad de materiales deja un ambiente exquisito, acompañado de unas pantallas digitales (de 12,3 pulgadas la de instrumentación y de 10,2 la del sistema de infoentretenimiento) que hacen muy fácil la vida a bordo, aunque son tantas las funcionalidades que hay que dedicar un tiempo a su aprendizaje.

También, cómo no, destaca la amplitud de las plazas traseras, tanto en anchura como en espacio para las piernas, y el maletero cuenta con 470 litros de capacidad, lo que supone 39 más que la generación anterior.

La gama en este lanzamiento, la que se puede comprar ya hoy, contempla tres versiones gasolina y dos diésel, todas con cambio automático de 8 velocidades. Entre las primeras está la 420i de 184 caballos, la 430i de 245 CV y la más prestacional M440i xDrive, que además de ofrecer 374 CV y microhibridación (es, por tanto, etiqueta Eco) está provista de tracción total y ajustes deportivos de M Performance, algo que es novedad en el Serie 4 Gran Coupé. En cuanto a las variantes diésel, la 420d aporta 190 caballos y la 430d llega hasta los 286 CV, en los dos casos también con hibridación ligera de 48 voltios.

Para la toma de contacto hemos dispuesto del modelo 420i gasolina, un “acceso a gama” cuya capacidad dinámica está ya a unos niveles bastante elevados. Su comportamiento en todo tipo de carretera es sensacional, no importa si esta se retuerce o no, porque el nivel de confort y aplomo da una enorme seguridad. La dirección es muy directa y precisa, y tanto la respuesta del motor como la del cambio es perfecta, permitiendo disfrutar mucho de la conducción.

La horquilla de precios del nuevo BMW Serie 4 Gran Coupé va de los 50.550 euros del 420d a los 75.900 del 440i xDrive, pasando por los 51.600 del 420i y los 55.750 del 430i, pero aún falta por fijar la cuantía del 430d.

El equipamiento es otro de los aspectos destacados de la berlina alemana, con una dotación de serie que incluye asientos deportivos con reglaje lumbar, volante de cuero, sistema de navegación basado en la nube, climatizador de tres zonas, faros Full LED o cuadro digital Live Cockpit Plus, a lo que se puede añadir un auténtico “arsenal” de opciones, destacando, entre otros muchos, el nuevo y más avanzado Head-Display –especialmente claro y útil, como hemos podido comprobar–, la iluminación láser matricial con 600 metros de alcance, los asientos calefactados, luz ambiental o llave digital vía smartphone.

En cuanto a ayudas a la conducción, en origen BMW ofrece, por ejemplo, los avisos de colisión frontal y de cambio involuntario de carril o el asistente de aparcamiento y marcha atrás, pero pueden integrarse cerca de 40 soluciones en total, como el control de crucero activo, asistente de cambio de carril, sistema de visión panorámica y de imágenes 3D o el grabador de entorno BMW Drive Recorder.


Source: Coches

Share Button
Nos subimos en el nuevo Serie 4 Gran Coupé, la berlina ‘total’ de BMW

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Obras y Reformas | alquiler zaragoza | Posicionamiento natural | trucos instagram | motores electricos | Periodoncista Madrid |
Scroll hacia arriba