Conducimos el #1, el modelo eléctrico con el que Smart entra a lo grande en el mundo SUV

Si Smart quería sorprender, desde luego lo ha conseguido. Quería “despegarse” de lo hasta ahora conocido, y ha dado un paso de gigante. El #1 es el primer modelo de una nueva era, en la que Smart opera como una marca independiente bajo el paraguas de Mercedes-Benz y del gigante chino Geely.

El nuevo SUV eléctrico ya nos llamó poderosamente la atención cuando tuvo lugar la presentación estática en mayo. Se posiciona en el segmento B, directamente en la categoría premium, y mide tan solo 4,27 metros de largo, algo menos que el Countryman de Mini, prácticamente igual que el Captur de Renault y un poco más que el Mokka de Opel, pero a la vez tiene 1,82 metros de anchura y llega hasta los 1,63 m de altura.

Luce una imagen moderna, redondeada y con un toque diferente a lo que se estila en el mercado. El frontal, basado en la forma de un escualo, se apoya en unas ópticas en elipse unidas entre sí –al igual que sucede en la parte trasera– y en una amplia parrilla en la parte inferior.

Del perfil destacan las grandes llantas de 19 pulgadas y la forma con la que el techo se une a la carrocería, haciendo un efecto “tapa” que además puede decorarse en un color diferente al del resto del conjunto. La parte central del techo es panorámico y transparente, lo que aporta más luz al interior.

Otro rasgo interesante de este modelo es su que las ruedas están muy cerca de cada extremo del coche, y eso permite que la distancia entre ejes sea muy larga (2,75 metros) y que haya más espacio disponible en el interior.

Diferente por dentro

Y si hablamos de modernidad por fuera, también la tiene, y mucha, por dentro. El diseño del habitáculo viene marcado por un túnel central sobreelevado que divide las dos plazas delanteras. El efecto visual es bueno, desde luego, pero en cierto modo limita el espacio y en ocasiones los brazos chocan contra él. Eso sí, en la parte delantera se habilita un cómodo compartimento con carga inalámbrica para el teléfono y dos puertos USB, en el centro dos portabotellas y detrás hay un gran cofre de gran tamaño que puede estar refrigerado.

El salpicadero, por su parte, sorprende por su diseño minimalista y elementos curiosos como los aireadores y los embellecedores iluminados. No hay botones porque todo se aglutina en la pantalla central de 12,8” (de serie para todas las versiones) desarrollada por Ecarx específicamente para Smart, y el software tiene una interfaz muy similar a la de un smartphone y hasta un asistente de inteligencia artificial en forma de zorro con el que se interactúa por voz.

Durante nuestra toma de contacto no pudimos examinar todas las opciones, pero sí las más básicas. El funcionamiento es muy intuitivo y, gracias al tamaño de la pantalla se ve y maneja a la perfección. Todo se controla desde ahí: ayudas a la conducción, navegador, música… y hasta es posible descargar juegos.

La otra pantalla es la del cuadro de instrumentos, muy horizontal y con un tamaño de 9,2 pulgadas, que aporta la información de conducción necesaria.

El resto de la cabina es sorprendentemente amplio en relación al tamaño general, con asientos confortables y unas plazas traseras dotadas de un buen espacio para las piernas. La banqueta trasera se puede deslizar en función de las necesidades, y ello hace que el maletero llegue hasta los 411 litros de capacidad. En la parte delantera, bajo el capó, también hay un hueco de otros 15 litros en el que se pueden alojar los cables de carga, por ejemplo.

Potencia para dar y tomar

En la presentación estática Smart se reservó algunos datos técnicos que ahora, cuando lo hemos podido conducir, se han revelado al completo. Sí sabíamos que la mecánica “estándar” de un solo motor y tracción trasera ofrecía 200 kW (272 CV), con un par inmediato de 343 Nm, y cuando nos hemos puesto al volante ambas cifras se han transformado en grandes sensaciones, pero nada comparado con la “patada” de la versión Brabus de doble motor y tracción total, una versión de la que hasta ahora desconocíamos su existencia y que se alza hasta los ¡315 kW (422 CV)! con un par inmediato de 543 Nm.

Entre los SUV eléctricos de su tamaño, no hay ninguno de tanto potencial, y la aceleración, tan solo 3,9 segundos para pasar de 0 a 100 km/h, supera con creces a la del mismísimo Ford Mustang Mach-e GT (4,4 segundos), un modelo más potente (358 kW /487 CV) pero que arrastra 2.348 kg de peso frente a los 1.900 de este Smart. Impresionante.

El potencial de una y otra versión se une a un comportamiento muy noble en todo tipo de carreteras, con una excelente puesta a punto del chasis y una altísima capacidad de frenado. Además, el Smart #1 cuenta con tres modos de conducción, Eco, Comfort y Sport, y la variante Brabus añade otra de igual denominación para sacar el máximo rendimiento a la mecánica.

En cuanto a la autonomía, las cifras también son interesantes, ya que gracias a la batería de 66 kWh oscilan entre los 400 y 440 km con una sola carga dependiendo de la versión. Para recuperar energía, en un poste de 7,4 kW de corriente alterna este Smart puede pasar del 10 al 80% de carga en algo menos de siete horas y media, mientras que en un punto ultrarrápido de 150 kW en corriente continua no llega a los 30 minutos.

Desde 42.100 euros

El nuevo SUV de Smart se podrá reservar en España a partir del 18 de octubre, con cuatro versiones a elegir y precios muy interesantes en relación a todo lo que ofrecen, que es mucho. La variante Pro+ costará 42.100 euros (36.390 con el máximo de ayudas del plan Moves III); la línea Premium sube hasta los 45.600 euros (39.890 con ayudas); la de lanzamiento Launch Edition se podrá adquirir por 46.900 euros (41.190 con ayudas) y por la tope de gama Brabus habrá que desembolsar 49.600 euros (43.890 con ayudas). Estas tarifas incluyen los descuentos de la marca y la primera revisión del coche.

El equipamiento es altamente destacable, no en vano la versión de acceso ya cuenta con cámara envolvente de 360 grados, sistema multimedia de 12,8 pulgadas con asistente de voz inteligente, luces LED adaptativas, portón trasero eléctrico y un amplio surtido de ayudas a la conducción como control de velocidad adaptativo con función Stop & Go, asistente mantenimiento y cambio automático de carril, detector ángulo muerto, reconocimiento señales de tráfico o asistente automático de aparcamiento.


Source: Coches

Share Button
Conducimos el #1, el modelo eléctrico con el que Smart entra a lo grande en el mundo SUV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

motores de corrente contínua | piscinas de obra en valencia | | Casa rural en Guadalajara | gestoria valencia | tonos movil |
Scroll hacia arriba