Noticias del Motor

Tiene caché, gasta poco y es deportivo: ¿quieres saber más del Audi A3 Sportback 35 TDI?

La pasada primavera Audi inició la comercialización de la cuarta generación de su popular compacto, el A3, un modelo que tiene muchos adeptos y que ahora ve potenciada su imagen y su tecnología de manera importante. A ello hay que sumar mecánicas de bajo consumo y gran temperamento, como la turbodiésel de 150 caballos de potencia que hemos podido testar.

Con unas dimensiones que cambian muy ligeramente respecto a su predecesor y con una identidad estética que no varía de manera profunda, la carrocería de cinco puertas o Sportback del nuevo A3 resalta por su más elegante y deportivo diseño. La tomas de aire inferiores del frontal, los faros LED, el perfil afilado, las molduras laterales y la atractiva zaga con el alerón y la doble salida de escape son elementos todos que mejoran notablemente el conjunto.

Por dentro el cambio sí es profundo, con la pantalla digital central más grande y encastrada en el salpicadero, los aireadores horizontales en lugar de redondos flanqueando el cuadro de instrumentos digital en el lado del conductor y unos embellecedores de plástico entremezclados con acabados en piel que dan más profundidad al diseño, que en general es limpio y vistoso.

En la consola central está el pequeño mando que gestiona el cambio automático Stronic de 7 velocidades que equipa esta versión (y que es la única opción posible con este motor). También hay un hueco para colocar el móvil y cargarlo de de forma inalámbrica y en la parte superior están los pocos botones físicos debajo de los mandos del climatizador.

Respecto a las plazas traseras, a nosotros nos han parecido lo suficientemente amplias para acoger a tres adultos y el maletero de 380 litros tiene un piso de carga muy cuadrado que permite aprovecharlo al máximo.

Sentados al volante, la sensación es la que siempre brinda Audi en todos sus modelos: la posición es perfecta. Echamos un vistazo al sistema multimedia, que tiene un manejo sencillo e intuitivo, y configuramos el cuadro de instrumentos digital al gusto. Enseguida nos fijamos en un pequeño pero gran detalle: el ordenador de a bordo prevé una autonomía de 950 kilómetros con el depósito (de 50 litros de capacidad) totalmente lleno. Efectivamente, como diésel que es, y con una media de consumo homologado de 4,9 litros, no es descabellado llegar a tanto, pero nuestra prioridad es probar lo que da de sí el motor.

En la parte urbana de nuestro recorrido, solo en frío y con las ventanillas bajadas notamos el típico rumor diésel, pero en movimiento se suaviza y no molesta para nada. Por las calles maniobra bastante bien, y la fuerza del motor desde muy bajas revoluciones permite conducir con agilidad incluso con el modo “Eco” del sistema Audi drive select (selector de modos de conducción) que equipa de serie esta versión.

Ya en carretera, el A3 proporciona una gran suavidad y confortabilidad de marcha, pero en Audi hay una predisposición deportiva en todos sus productos, y este modelo no es una excepción. Con los 150 caballos del motor 2.0 TDI de esta unidad a nuestra disposición, y con un cambio S tronic que destaca por su rapidez de funcionamiento, en los perfiles de conducción más deportivos, Sport e Individual, la dirección, la respuesta del motor y la propia transmisión dan lo mejor de sí. Todo es precisión, el coche va donde uno quiere con control, y la puesta a punto de la suspensión deportiva es magnífica, ya que tiene la dureza justa para rodar con efectividad sin pérdida de confort.

La posibilidad de manejar el cambio manualmente a través de las levas en el volante da mayor protagonismo al conductor si lo desea, y otro apartado en el que destaca este A3 es su gran capacidad de frenado, que también da mucha seguridad.

Al final del recorrido, otra sorpresa agradable: un consumo de solo 6,2 litros a los 100 km, una cifra interesante teniendo en cuenta las condiciones de la prueba.

El Audi A3 Sportback 35 TDI con el acabado S line de esta unidad tiene un precio de partida de 36.830 euros, pero desde 30.480 se puede acceder a la versión básica del nuevo y muy convincente compacto de los cuatro aros.

Además de los detalles deportivos de la línea S, el equipamiento incluye faros LED, intermitentes dinámicos, volante de cuero, iluminación ambiental interior en varios colores, climatizador bizona, cuadro digital y pantalla multimedia y sistemas de seguridad y ayuda a la conducción como asistente de frenada, regulador de velocidad, reconocimiento de señales de tráfico, aviso de salida de carril… muchos elementos que permiten concentrarse en el placer de conducir este nuevo Audi A3.

Motor: Diésel.

Potencia (kW/CV): 110/150.

Cambio: Automático, 7 velocidades.

Largo (mm): 4.343.

Ancho (mm): 1.816.

Alto (mm): 1.449.

Maletero (litros): 380.

Velocidad máxima (km/h): 224.

De 0 a 100 km/h (seg.): 8,4.

Consumo medio (l/100 km): 4,9.

Emisiones CO2 (gr/km): 127.

Precio (euros): 36.830.


Source: Coches

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *