Noticias del Motor

Renault Scénic: un paso atrás en comodidad para los pasajeros

KM77.COM

Renault Scénic

Renault ha lanzado la cuarta generación de su Scénic. Esta gama deja de lado parte de la practicidad de la primera, segunda y tercera generación, que resultaban muy útiles para transportar pasajeros. No resulta ideal este nuevo modelo para el transporte de sus ocupantes, ya que es uno de los monovolúmenes menos espaciosos de su tamaño. En las plazas delanteras, sin embargo, sí se circula con comodidad, pues hay mucha más altura, anchura y mayor sensación de desahogo. El equipamiento puede ser muy completo, la suspensión no es especialmente confortable y el habitáculo resulta silencioso mientras se conduce.

Este monovolumen tiene cinco plazas y cerca de cuatro metros y medio de largo. Es casi lo mismo que modelos alternativos de otras marcas como el Ford C-MAX, el Citroën C4 Picasso, el Fiat 500 Living o el Toyota Verso. Existe una versión de siete plazas del Scénic, llamada Grand Scénic, que alcanza los 4,63 metros de longitud.

Hay distintas opciones de motor: diésel, de entre 95 y 131 caballos, y otros de gasolina, de entre 116 y 131 caballos. Se lanzará también una variante híbrida, que no podrá circular en modo completamente eléctrico, sino que el motor de gasolina recibirá del motor eléctrico apoyo en ocasiones puntuales, al contrario de lo que ocurre en el Toyota Prius+.

La versión diésel de 131 CV ofrece un consumo moderado, y su funcionamiento es suave para tratarse de un diésel. Otorga suficiente potencia, y únicamente puede elegirse con cambio de marchas manual, con una palanca de recorridos largos que no impide que las marchas entren bien. La única opción de cambio automático con opción diésel es la de 110 caballos, aunque quizá su potencia se quede corta para circular cargado por carreteras sin demasiado sitio para realizar adelantamientos.

Las ruedas, otra de las características singulares de este coche, van con llantas de 20 pulgadas y unos neumáticos estrechos en relación con su diámetro (de medidas 195/55). En condiciones de conducción normales, el conductor no tiene ninguna sensación fuera de lo normal, pero en circunstancias extremas, o con falta de adherencia, sí se percibe que no hay tanto agarre como con unos neumáticos más anchos.

El maletero es grande, y puede ampliarse si los asientos posteriores se adelantan sobre unos carriles con 15 centímetros de recorrido. Las versiones más equipadas tienen asientos traseros con función de plegado automático. Las proporciones exteriores son las habituales en monovolúmenes, aunque con un cierto toque a todoterreno. Renault lo ha hecho así alejando la carrocería cuatro centímetros más del suelo respecto a la generación anterior de Scénic, lo que da a la nueva gama una altura similar a las de Renault Captur o Hyundai Tucson.

Gracias a ello es difícil rozar el parachoques al aparcar en batería, o golpear con los bajos de la carrocería rampas de garaje o cuestas muy pronunciadas. Por contra, la parte inferior de la carrocería sobreelevada puede suponer una pequeña dificultad de acceso al interior, pues hay que elevar los pies más que antes.

La versión más básica en cuanto a equipamiento (llamada Life) con motor Tce 115 tiene un precio inferior al de todos los monovolúmenes parecidos, excepto el SsangYong XLV de 128 CV y el Citroën Picasso de 110 CV (ver comparativa). Con el equipamiento intermedio (Intense) y motor diésel de 115 caballos, el Scénic es más caro que un Fiat 500L Living o el Ford C-MAX, aunque incluye de serie equipamientos que son opcionales en los dos últimos. También el C4 Picasso es más barato, aunque el Volkswagen Golf Sportsvan es bastante más caro.

Los niveles más sencillos de equipamiento Life e Intense, no pueden llevar cámara trasera de equipamiento, algo que se echa en falta ya que la visibilidad no es muy buena. Sí es de serie el sistema de frenada automática de emergencia con detección de peatones. Otros elementos de seguridad que puede incluir el Scénic son la alerta por cambio involuntario de carril, avisador de vehículos en ángulo muerto de los retrovisores y programador de velocidad activo. Los faros de ledes para realizar todas las funciones de iluminación y el cambio automático de luces cortas a largas también son opcionales, así como el sistema head-up display.

La carrocería puede pintarse de dos colores, uno para el techo y retrovisores y otro distinto para el resto del coche. El techo puede ser Negro Estrella o Gris Casiopea. Con el techo negro, hay nueve opciones de color distintas; con el techo gris, el resto de la carrocería sólo puede ser negra.

Hemos calculado el precio de una póliza a terceros ampliada para un Renault Scénic diésel de 110 CV con equipamiento Intense en el comparador de seguros de 20MINUTOS.ES. El tomador sería un hombre casado de 40 años, residente en Valencia y funcionario de profesión, con 20 años de experiencia al volante y más de 10 desde su último siniestro. El coche, que dormiría en un garaje colectivo, tendría un uso prácticamente diario y previsión de recorrer entre 20.000 y 25.000 kilómetros al año. Para este supuesto, el mejor precio lo ofrece Génesis, por 180 euros al año. La póliza tiene una calidad de 8,56 sobre 10 y una relación calidad-precio de 7,87.

Source: Coches

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *