Noticias del Motor

Los trámites que no debes olvidar si compras un coche de segunda mano

20MINUTOS.ES

Coche nuevo o de segunda mano: ¿cuál es la mejor opción?

Aunque disfrutar de un coche nuevo tiene sus ventajas, no todas las situaciones requieren de un vehículo sin estrenar para encontrar la funcionalidad deseada. Así, en 2018, las ventas de coches de segunda mano en España crecieron un 9,2% en 2018, hasta alcanzar las 2.276.344 unidades comercializadas. Una cifra positiva que desvela que son muchos los compradores que valoran las ventajas únicas de estos vehículos usados (empezando por el precio).

Si se está buscando un coche de segunda mano, además de tener bien claras las preguntas que hay que hacer al vendedor para no caer en errores, conviene tener claros los trámites que deben llevarse a cabo sí o sí antes de cerrar ningún trato.

  • Solicitar el Informe Registral del vehículo. Igual que antes de comprar una casa nos aseguramos de que el anterior dueño tenga todos los pagos y facturas en orden, con la adquisición de un coche de segunda mano toca hacer lo mismo, pero solicitando dicho informe a la DGT. Es la mejor manera de asegurarse de que el coche no tiene multas pendientes ni embargos, así como que está al corriente del pago del Impuesto de Circulación.
  • Elaborar un contrato de preventa. Antes de sellar cualquier posible acuerdo, conviene elaborar un contrato de preventa que cuente con toda la información necesaria para poder iniciar los trámites con seguridad y claridad. En él debe incluirse los datos completos del comprador y el vendedor, así como toda la información sobre el vehículo, desde la marca y el modelo hasta el número de matrícula. Además, deben estar viene especificadas las condiciones acordadas para el trato (precio final, forma de entrega, tipo de pago…) para evitar posibles malentendidos. Cabe destacar que hay que adjuntar copias de los documentos de identidad, del permiso de circulación y del impuesto y del justificante de la ITV si corresponde.
  • El cambio de titularidad. Para que sea efectivo debe hacerse el las oficinas de Tráfico y es el comprador quien debe asumir los gastos que supone este procedimiento, tanto el cambio de titularidad como el impuesto de transmisiones patrimoniales. Hay que destacar que, en caso de hacerlo mal, puede acarrear sanciones económicas al vendedor, por lo que conviene dejarlo bien cerrado.


Source: Coches

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *