Noticias del Motor

La guía del Plan Renove 2020: cómo solicitar hasta 4.000 euros de ayudas para comprar un vehículo nuevo

Tras su aprobación por parte del Consejo de Ministros el pasado viernes, el Plan Renove 2020 ya está publicado en el BOE. Para su puesta en marcha solo falta que se active el portal telemático a través del cual se podrán gestionar las solicitudes de estas ayudas a la compra de nuevos vehículos.

Este programa de ayudas para la renovación del parque automovilístico español está dotado con un total de 250 millones de presupuesto y, de ellos, 230 millones están destinados a turismos, vehículos ligeros y motocicletas. Los otros 20 millones restantes quedan para la adquisición de autobuses y camiones.

El Plan Renove 2020 contempla que los beneficiarios de estas ayudas pueden ser: profesionales autónomos, personas físicas mayores de edad y residentes en España y empresas privadas o personas jurídicas que cumplan ciertos requisitos.

Las solicitudes deberán presentarse de manera telemática a través de una aplicación que se espera se habilite en los próximos días. Ahí deberán indicarse todos los datos solicitados y con un margen de 20 días se podrá añadir al procedimiento la documentación obligatoria restante referida al vehículo.

Las ayudas a la automoción se aplican a vehículos adquiridos desde el pasado 15 de junio y el programa durará hasta el 31 de diciembre o, en el caso de que suceda, hasta que se agote el presupuesto.

También podrán acogerse los vehículos seminuevos posteriores a enero de 2020, para ayudar a los concesionarios a dar salida a los coches automatriculados entre marzo y junio.

No, según recoge el BOE las ayudas se destinarán tanto a la adquisición directa como a la adquisición a través de de operaciones de leasing financiero. También se subvencionará el arrendamiento por renting, siempre que el vehículo esté matriculado en España.

En el anexo II del BOE se recogen los vehículos que están sujetos a subvención: turismos de tipo M1, vehículos comerciales ligeros, motocicletas o triciclos con una velocidad superior a los 45 kilómetros por hora, autobuses y camiones ligeros o pesados.

En el caso de los turismos, las motorizaciones contempladas son: las de gas o combustible alternativo, las eléctricas independientemente del tipo de batería, las híbridas sean o no enchufables y las de pila de combustible.

Así mismo, el Plan Renove 2020 también se aplica a los vehículos con motor de gasóleo o gasolina siempre y cuando tengan certificación medioambiental y estén recogidos en la base de datos del IDAE.

Sí, los turismos y las furgonetas ligeras deberán, así como otros vehículos de las categorías M o N, estar clasificados en alguna de estas categorías: CERO, ECO o C (aquellos gasolina con certificación EURO 4, 5 o 6 o diésel EURO 6).

En todo caso, las emisiones de los vehículos de gasóleo o gasolina no deben sobrepasar los 120 gramos de emisiones. Al contrario que las motocicletas, que deberán contar con motor eléctrico y una batería de al menos 70 kilómetros de autonomía.

En caso de que el comprador sea un trabajador autónomo o un particular solo podrá adquirir un vehículo mientras que si se trata de una empresa podrá subvencionar hasta 30 vehículos.

Además de la certificación energética y la motorización, el precio de los vehículos M1 no deberá sobrepasar los 35.000 euros de coste, a excepción de que el solicitante tenga movilidad reducida. Entonces el máximo serán 45.000 euros de precio.

En el caso de los turismos la ayuda puede llegar a los 4.000 euros si se adquiere un coche con certificación CERO y el solicitante es un privado o un profesional autónomo. La cuantía mínima de la ayuda para estos coches es de 2.200 euros si el beneficiario es una empresa.

En el caso de los coches con certificación ECO o C, las subvenciones pueden alcanzar los 1.000 euros y parten desde los 300.

Para las motocicletas, las ayudas van de los 200 a los 750 euros y el precio máximo de venta no debe superar los 10.000 euros en el caso de las eléctricas ni los 8.000 euros en el resto de motorizaciones.

Para los particulares y autónomos se contempla que los concesionarios descuenten la misma cantidad que la ayuda estatal hasta un máximo de 1.000 euros del precio del vehículo. Si además achatarran un vehículo, se añadirán hasta 500 euros a la subvención.

Los beneficiarios con movilidad reducida o residentes en un núcleo familiar con ingresos inferiores a 1.500 euros también podrán obtener una ayuda extra sumada al total de la subvención.


Source: Coches

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *