Noticias del Motor

Diez consejos para que disfrutes de un buen viaje en carretera

JAVIER MOLTÓ

Desplazamientos por carretera

Algunos detalles pueden determinar el carácter de nuestro viaje de veraneo en coche. Empezar y terminar bien las vacaciones, relajados y felices, tendría que ser mandamiento estival. Detalles que no cuestan dinero y que evitarán que perdamos la sonrisa en el mes más maravilloso del año.

Limpieza del coche. Un coche limpio y ordenado hace el viaje muchísimo más agradable y seguro que uno sucio. Es imprescindible limpiar bien los cristales, por dentro y por fuera. En especial, el limpiaparabrisas. Si está sucio por dentro, dificulta enormemente la visión al circular de cara al sol y de noche. Limpiar bien los cristales no lleva más de diez minutos y cambia la experiencia de viaje.

Carga del maletero. Los bultos y las maletas más pesados con relación a su volumen (no los más grandes, sino los más densos) deben ir pegados a los respaldos de los asientos posteriores. Una bolsa con una plancha, por poner un ejemplo, tiene que ir en el suelo y pegada al respaldo de los asientos. Es así porque el peso tiene que estar lo más centrado posible en el coche y también porque en caso de accidente los elementos pesados pueden convertirse en proyectiles peligrosos. Situarlos en la parte inferior del maletero y pegados al respaldo reduce ese factor de riesgo. Además, debemos utilizar siempre las bandejas y cortinas que cubren el maletero o bien redes verticales homologadas por el fabricante si cargamos bultos por encima del respaldo.

Vestirse con propiedad. Todos los ocupantes del coche deben cumplir imperiosamente con un precepto: llevar ropa en la parte superior del cuerpo que los proteja del roce del cinturón de seguridad. Evitar las blusas de tirantes, los top y las camisetas sin cuello. Es imprescindible llevar ropa que nos proteja bien el cuello y los hombros del roce. No menos importante es el calzado, que debe ser cómodo porque ayuda a colocar los pies en las miles de formas inverosímiles que se adoptan durante un viaje largo. Para quienes vayan a conducir, es conveniente utilizar calzado sin tacón, con suela lisa, para que no tropiece al pasar de un pedal a otro, y no muy blanda para que no duela la planta de los pies. Una prenda de abrigo a mano, para los más frioleros, puede ayudar a que los más calurosos no vayan sudando.

Postura para conducir. Muchos de los coches actuales permiten regular la altura del asiento del conductor y la altura y profundidad del volante. La posición del asiento tiene que ser diferente cuando se conduce por ciudad que cuando se hace por carretera. Por ciudad y para trayectos cortos hay que llevar el asiento en la posición más alta posible y cercana al parabrisas. Desde una posición más elevada se divisan con más precisión los límites del coche. En carretera, en cambio, conviene llevar el asiento en una posición baja y alejada. Por dos motivos: el principal es que de esta manera nos obliga a mirar lejos y, en carretera, es imprescindible mirar siempre lejos para anticipar nuestros movimientos y reacciones. La mirada debe ir entre 100 y 200 metros por delante del coche. El otro motivo para llevar el asiento en una posición baja es que el viaje resulta más descansado.

Cinturón de seguridad y reposacabezas. Son los dos elementos de seguridad más importantes del coche y su correcta utilización reduce enormemente el riesgo de sufrir daños en un accidente. La misión del cinturón de seguridad consiste en fijar sólidamente el pasajero al asiento. Un cinturón que vaya suelto puede ser el causante de las heridas del ocupante. El cinturón tiene que ir siempre muy apretado contra el cuerpo. La banda inferior debe colocarse tensa sobre la pelvis. La banda oblicua, que cruza por delante del pecho y que sale por el hombro, también debe ir tensa y apretar el cuerpo contra el respaldo. Respecto al reposacabezas, debe quedar entre uno y dos centímetros por encima de la parte superior de la cabeza y lo más cercano posible a la coronilla.

Climatizador. Algunos coches permiten regular a diferentes temperaturas el lado izquierdo y el derecho del habitáculo. Es recomendable conocer bien estos detalles porque un coche adecuadamente climatizado ayuda a que los kilómetros transcurran con menor cansancio y, por tanto, con mayor seguridad. En coches con regulación de la temperatura por sectores conviene que las personas (mayores o niños) con preferencias similares por la temperatura se coloquen en el mismo lado del coche, delante o detrás.

Gafas de sol. Son un elemento imprescindible para todos los ocupantes y, en especial, para el conductor. Las gafas con cristales polarizados eliminan o reducen la visión de los reflejos en el parabrisas, ventaja que ayuda a descansar los ojos. El inconveniente es que reducen también, en algunos casos, la visión de ciertos elementos de la instrumentación del coche. En particular, de aquellos que reflejan información en el parabrisas o en las pantallas accesorias.

Rueda de repuesto. No se puede salir de vacaciones sin revisar concienzudamente el estado de los neumáticos. En ese proceso, es imprescindible comprobar la presión y el estado de la rueda de repuesto aunque en la actualidad muchos coches ya no la llevan. Conviene estudiar antes de salir la solución disponible en caso de pinchazo. Es imprescindible hacerlo en casa en lugar de tener que mirar el libro de instrucciones y el funcionamiento de las herramientas en la carretera, ya que es algo molesto y muy peligroso. Llevar un par de guantes de trabajo a mano, o incluso dos pares para recibir ayuda, es otro factor que aporta tranquilidad y sosiego.

Alimentación. Conducir con el estómago lleno es una pesadez. Además de la somnolencia que produce, el estómago lleno genera incomodidad. Comer poco y varias veces en diferentes paradas es mejor idea que comer mucho pocas veces. Llevar agua y bebidas refrescantes en el coche ayuda a digerir los kilómetros.

Agua para el limpiaparabrisas. Existen productos específicos para el depósito del limpiaparabrisas contra los mosquitos, pero con agua mineral nos sirve. Es imprescindible poner en funcionamiento el limpiaparabrisas con agua inmediatamente después del impacto del insecto. Llegan las esperadas vacaciones, y con ellas, los millones de desplazamientos por carretera.

¿Cuándo nos vamos de viaje?

Elegir bien la hora de salida es crucial. No solo por los atascos, también por el calor y la visibilidad. Si viajamos hacia el este, conviene evitar las horas del amanecer para que el sol no nos ciegue. Al contrario, si viajamos hacia el oeste, conviene evitar el atardecer. Si vamos hacia las grandes ciudades, es recomendable consultar las horas anunciadas de los grandes atascos de entrada y salida, así como las posibles rutas alternativas. También es muy conveniente hacer estiramientos musculares en las paradas con cierta regularidad.

Source: Coches

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *