Noticias del Motor

¿Cuántos filtros tiene mi coche y para que me sirven?

20MINUTOS.ES

¿Cuántos filtros tiene mi coche y para que me sirven?

Si bien es cierto que muchos desconocen la existencia de los filtros del coche, su función es esencial para que arranque, su motor rinda y, también, para que los pasajeros que viajan en él no mueran asfixiados. En los vehículos son cuatro los tipos de están instalados y cada uno cumple una función diferente y de vital importancia que asegura un viaje tranquilo, cómodo y sin sobresaltos, ya que todos tienen en común su capacidad para frenar las impurezas que pueden acabar averiando nuestro coche.

  • Filtro de aire. Cada dos revisiones es conveniente cambiar este filtro que tan buena función hace desde que se enciende hasta que se apaga el coche: no permitir que la suciedad de la calle pase al motor. Puede llegar ac analizar 540.000 litros de aire por hora y, por eso, es uno de los más susceptibles de sufrir algún daño. Lo mejor, cambiarlo antes de hacer la revisión de la ITV.
  • Filtro de aceite. El aceite es el encargado de lubricar todas las piezas y engranajes del motor, facilitando su funcionamiento y alejando las posibles averías. Sin embargo, cualquier viruta metálica o residuo del coche que viaje en este líquido puede empeorar su rendimiento e, incluso, causarnos un problema grave. Por eso mismo, la función de este filtro es fundamental: es el encargado de recoger las impurezas y mantenerlas lejos del motor.
  • Filtro de combustible. Este sistema se pone entre el depósito del vehículo y las rampas de inyección que se alojan en el motor, para que pueda retener las impurezas derivadas de los combustibles y que, de este modo, no alteren la función del motor. De hecho, entre las averías frecuentes de los vehículos, se encuentra la derivada de la mala función de este filtro. A diferencia de otros, este filtro hay que cambiarlo cuando el coche, sea de gasolina o diésel, ha recorrido los 40.000 kilómetros, para asegurarse de que no empieza a dar problemas.
  • Filtro de habitáculo. Gracias a este filtro se evita que, al circular por la ciudad o la carretera, la suciedad entre en el habitáculo interior y, además, ayuda a que las partículas que desprende la combustión del vehículo salgan hacia afuera, asegurando de este modo la seguridad y salud de todos los usuarios. Lógicamente, conviene cambiarlo una vez al año, para evitar que pierda parte de su función, y llegada la primavera, pues otoño e invierno son los meses más húmedos y que más pueden perjudicar el filtro.


Source: Coches

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *