Noticias del Motor

Consejos para conducir por la ciudad si eres un novato

RACE

  • Cumple las normas de circulación, ten una buena postura al volante, concéntrate y observa lo que te rodea, practica por zonas conocidas y haz un curso de conducción.
  • Especial: Seguridad Vial.

Conductor joven

Los jóvenes que acaban de obtener el carnet de conducir en la autoescuela no se sienten seguros para enfrentarse al tráfico diario. Así lo refleja el estudio DUCIT sobre la formación de los jóvenes conductores realizado por el RACE. Uno de cada dos alumnos considera que los cursos que se imparten en las autoescuelas sirven para aprobar el examen de conducir, pero no para poder incorporarse con seguridad a circular por nuestras carreteras y desenvolverse con solvencia en determinadas situaciones de tráfico.

La falta de experiencia, unida a la inseguridad al volante, no son buenas compañeras y conllevan un aumento del riesgo de provocar un accidente, especialmente en ciudad, donde confluyen más factores e intervienen más usuarios en las vías. Respetar las señales de tráfico, semáforos, peatones, ciclistas”€¦ la concentración debe ser extrema. Para reducir el riesgo de accidente, aquí tenéis unos consejos para los conductores noveles que se desplacen en coche por ciudad.

Buena postura al volante: en la autoescuela te habrán hablado sobre la importancia de sentarse correctamente al volante. Es importante para que puedas maniobrar con seguridad y rapidez ante imprevistos, por lo que no inicies la marcha sin antes haber regulado el asiento, el volante y el reposacabezas. Más información sobre cuál es la postura correcta al volante.

Cumplir las normas: es la base de una conducción segura. Si cumples las normas ya estarás ganando un plus de confianza al volante. Lo primero que debes hacer antes de iniciar la marcha es ponerte el cinturón de seguridad porque, en caso de colisión, reduce el riesgo de muerte hasta en un 80%. Para todos los conductores, pero mucha más para los conductores noveles, es fundamental no superar los límites de velocidad y adecuar ésta a las circunstancias meteorológicas y de la vía.

Mucha concentración y observación: conducir no es una tarea sencilla. Cuando conducimos somos responsables de una máquina que mal utilizada puede hacer mucho daño. Por este motivo, al volante la concentración debe de ser máxima, sobre todo en ciudad y cuando somos conductores principiantes, para que no se nos pierda ningún detalle ni señal. Evita realizar acciones que te puedan distraer como conversaciones con pasajeros o escuchar música.

El teléfono móvil ¡ni verlo!: muchos de los conductores noveles que cada año consiguen su carnet de conducir son jóvenes y la mayoría, por no decir todos, están enganchados a las nuevas tecnologías. Cuando se conduce está totalmente prohibido utilizar el móvil, ya sea para coger o hacer una llamada o ver o enviar mensajes o consultar internet. Para evitar tentaciones de cogerlo, te recomendamos que lo apagues o al menos lo pongas en silencio y en un lugar fuera de la vista. Algunos incluyen un ‘modo coche’ que nos puede ayudar mucho en esta tarea.

Nada de alcohol ni drogas: es otra de las normas que debe cumplir todo conductor. La conducción es incompatible con el alcohol o las drogas, por poco que se consuma. Si tienes que desplazarte tras haber consumido alguna de estas sustancias sé responsable y opta por un amigo sobrio que te lleve, o por un taxi o transporte público. Recuerda que el dicho “a mí nunca me va a pasar” es totalmente incorrecto.

Descansado y sin tensiones: para realizar una conducción segura, sobre todo durante los primeros meses, es aconsejable que lo hagas descansado y sin tensiones. No hay nada peor que las prisas, el sueño o los nervios para que reduzcas la concentración y aumente el riesgo de accidente. No te pongas nervioso ni dejes que otros te presionen. La tolerancia en la conducción hace mucha falta.

La importancia de la anticipación: todo conductor debe saber anticiparse a posibles actuaciones en el tráfico; por ejemplo, saber detectar a tiempo a un niño que cruza sin mirar, o un coche que no respeta el semáforo en rojo en un cruce. Para una buena anticipación es importante que el conductor mire lejos y no se centre solo en lo que ocurre a unos pocos metros de su coche. De este modo tendrás más tiempo para reaccionar ante un imprevisto.

Practica por zonas conocidas: ¿te sientes inseguro a la hora de aparcar o quedarte atascado en una rampa? ¿Callejear por calles estrechas te pone nervioso? Te aconsejamos que los primeros días practiques en una zona segura o con un copiloto de confianza que te dé seguridad. Practica en pendientes, en rampas, aparca en diferentes tipos de aparcamiento – con más y menos espacio-, circula en rotondas”€¦ y así evitarás ponerte nervioso cuando, por ejemplo, estés tratando de aparcar y el resto de conductores te presionen con el claxon.

Realiza un curso de conducción: si puedes hacerlo con tu coche, mucho mejor. Es importante conocer el coche propio, sus funciones y sus reacciones ante determinadas situaciones. Nada mejor que hacer un curso de conducción -lo puedes pedir como regalo de cumpleaños-, ya que te ayudará a saber reaccionar ante situaciones de emergencia en un entorno seguro.

Mantenimiento: no te centres solo en conducir. Es importante que el coche esté en buen estado para garantizar la máxima seguridad. No olvides realizar las tareas de mantenimiento recomendadas por el fabricante y revisar de forma periódica el estado y la presión de los neumáticos, al menos una vez al mes y siempre antes de salir de viaje.


Source: Coches

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *