Noticias del Motor

Catorce dudas sobre la creciente 'humanidad' de los robots

JOSE íNGEL GONZíLEZ

  • El Museo de Diseño Vitra organiza la exposición ‘Hola, robot’, con 150 piezas industriales y artí­sticas sobre el imparable avance de la robótica.
  • La muestra revela la multiforme variedad de los robots de hoy y amplí­a la visión sobre las cuestiones éticas, sociales y polí­ticas asociadas al ‘boom’.
  • Los organizadores entregan a los visitantes un cuestionario: ‘¿has conocido algún robot?’, ‘¿son amigos o enemigos?’, ‘¿crees en la resurrección de las máquinas?’…

Sander Burger, 'Alice Cares', 2015, Film still

Drones serviciales, sensores inteligentes o Industria 4.0. Desde hace algunos años la robótica se ha metido en nuestras vidas, alterando profundamente la rutina diaria. La exposición Hello, Robot. Design zwischen Mensch und Maschine (Hola, robot. Diseño entre hombres y máquinas) muestra 150 piezas industriales y artí­sticas sobre el boom de la robótica y plantea dudas sobre la creciente humanidad de las máquinas inteligentes.

La muestra, que acaba de anunciar el Museo Vitra de Diseño, de la localidad alemana de Weil am Rhein, cercana a Basilea (Suiza) y con una sede del arquitecto canadiense Frank Gehry, revela la multiforme variedad de los robots de hoy y amplí­a la visión sobre las cuestiones éticas, sociales y polí­ticas asociadas al asunto. Se celebrará del 11 de febrero al 14 de mayo y quiere también ahondar en el papel de los diseñadores como creadores de la interfaz entre humanos y máquinas.

La exposición panorámica, dicen desde el Vitra, es la primera que examina de forma exhaustiva el boom y mostrará desde robots que se ocupan de la limpieza o de las labores domésticas, hasta los empleados en la industria, los que aparecen en los juegos de ordenador, en el cine y la literatura… Los organizadores entregarán a los visitantes un cuestionario para que lo rellenen tras visitar la muestra e indagar en la concepción, los temores o los malos entendidos que los humanos tenemos sobre los bots.

La robótica, que ha experimentado una “profunda renovación” en las últimas décadas, “no solo ensamblan automóviles y lavadoras o nos llevan en cintas transportadoras desde una terminal aérea a otra”, sino que “están presentes en nuestras vidas” cotidianas de manera creciente, “desde aparatos domésticos que se comunican ”€”lo que se llama Internet de las cosas”€” hasta algoritmos autodidactas en programas de ordenador”.

Dónde y cómo nos encontramos

Algo ha cambiado de modo drástico, opinan los promotores de la muestra. Lo que antes era un “dominio exclusivo” de ingenieros y expertos en computación ha integrado de manera crucial a los diseñadores, “puesto que son estos los que deciden dónde y cómo nos encontramos con los robots, qué relación establecemos y cómo interactuamos con ellos, o ellos con nosotros“.

La exposición examina el “viejo entusiasmo por el ser artificial” que caracterizó el movimiento artí­stico moderno de inicios del siglo y cómo aquella popularización incide en el presente. También analiza desde un punto de vista histórico los campos donde irrumpió la robótica, la industria y el mundo laboral, “contextos donde los robots se siguen viendo como una amenaza para el trabajador”.

Edificios con capacidad de autoaprendizaje

La última sección de la muestra se ocupa de la “progresiva integración de hombre y robótica”, que se da en los edificios con capacidad de autoaprendizaje, las llamadas “ciudades inteligentes” o los implantes de sensores robotizados para paliar problemas de salud.

  Los organizadores insisten en la “ambivalencia” que acompañada a la expansión de la robótica en las últimas décadas. “El debate sobre la inteligencia artificial oscila entre utopí­a y distopí­a (antiutopí­a), entre la esperanza de un mundo mejor gracias a la técnica y el temor a la incapacitación del individuo”, afirman.

¿Construye un mundo mejor?

El test final que se propone a los visitantes transmite la idea de que “las oportunidades y los riesgos a menudo vienen juntos. La robótica nos es cada vez más cercana y personal, nos resulta incluso imprescindible, pero la cuestión es: ¿construye un mundo mejor?”.

Las catorce cuestiones que plantean desde el museo son: ¿Has conocido alguna vez a algún robot?, ¿cómo fue tu primera experiencia?, ¿los necesitamos realmente?, ¿son nuestros amigos o enemigos?, ¿confí­as en ellos?, ¿podrí­a un robot hacer tu trabajo?, ¿quieres convertirte en un productor?, ¿cuánto confí­as en los ayudantes inteligentes?, ¿crees que los objetos tienen sentimientos?, ¿crees en la muerte y resurrección de las máquinas o cosas?, ¿quieres que un robot cuide de ti?, ¿quieres superar la forma en que te ha creado la naturaleza?, ¿contribuyen los robots al avance de la evolución?, ¿vivirí­as en un robot?.


Source: Coches

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *